La astenia primaveral es un estado de cansancio, apatía y debilidad que se produce especialmente al inicio de la primavera. El organismo puede tener ciertas dificultades para adaptarse a los cambios estacionales. Todas estas circunstancias pueden afectar al estado de ánimo de niños, jóvenes y adultos.

La incidencia de este trastorno se ha multiplicado en las últimas décadas y se estima que cerca del 2% de la población sufre en algún momento de su vida sus efectos. Se presenta especialmente entre los 20 y los 50 años, y afecta más a mujeres que a hombres.

En la mayoría de las ocasiones, los síntomas suelen ser leves y duran apenas unos días. Los biorritmos se adaptan a la rutina primaveral en un par de semanas como máximo. Y también es recomendable mantener los hábitos adecuados de sueño para dormir, al menos, 6-7 horas cada noche.

Los síntomas más habituales son:

  • Problemas de concentración.
  • Irritabilidad.
  • Apatía.
  • Menos apetito.
  • Disminución de la libido.

 

Asimismo, pueden aparecer otros signos de la astenia primaveral, como la caída del cabello, las uñas frágiles, molestias faríngeas, picores generalizados o heridas en los labios.

Hábitos de vida saludable

Para evitar los efectos de la astenia primaveral, los médicos recomiendan mantener una rutina diaria, con horarios regulares de comidas y sueño. Además, es necesario seguir una dieta sana y equilibrada (con menos alimentos calóricos y más frutas y verduras, desayuno fuerte y cenas ligeras) y con abundante hidratación. Igualmente, es beneficioso realizar ejercicio moderado.

En la mayoría de los casos, la astenia es un síntoma aislado y transitorio. En caso de que los síntomas sean muy intensos, se acompañan de otras manifestaciones o persistan más de 15 días, la persona debería acudir al médico, para descartar otras patologías La mejor recomendación para estas personas es que practiquen unos hábitos de vida saludable. Mantener una dieta equilibrada, tener buenas rutinas de sueño y realizar ejercicio físico de forma habitual suelen ser los mejores consejos para evitar una posible bajada de las defensas.