Las consultas virtuales y el aplazamiento de citas son las principales consecuencias de la pandemia en el abordaje de la diabetes. Son algunas de las conclusiones de una encuesta realizada por la Sociedad Española de Diabetes (SED), con la colaboración de Novo Nordisk. En total, esta sociedad científica ha hablado con más de 100 expertos, la mayoría especialistas en Endocrinología.

Los retos más mencionados por los encuestados han sido la falta de recursos, el control de la diabetes del paciente y la escasez de personal. El presidente de la SED es Antonio Pérez Pérez, director de la Unidad del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona. Según ha dicho, “nueve de cada diez profesionales consultados hicieron algún cambio en la atención ambulatoria de los pacientes con diabetes durante la pandemia de COVID-19. Los principales cambios han sido la introducción o el incremento de las visitas virtuales y el aplazamiento de las citas”.

Entre los obstáculos encontrados durante los últimos meses, Antonio Pérez ha destacado “la falta de instrucciones claras y específicas para saber cómo actuar”. “Hemos tenido que recurrir a múltiples fuentes, como las recomendaciones de las sociedades científicas relacionadas con la diabetes y las del centro sanitario propio”. En la encuesta, más de un 65% de los participantes ha indicado que no ha recibido instrucciones específicas para el manejo y cuidado de pacientes con diabetes durante la pandemia.

La telemedicina en el abordaje de la diabetes

Noemí González Pérez de Villar, secretaria de la SED, trabaja en la Unidad de Diabetes del Hospital Universitaria La Paz de Madrid. Esta especialista ha comentado que la telemedicina “ha facilitado enormemente la asistencia, junto con los sistemas de control y monitorización continua de la glucosa”. Por su experiencia, ha habido “una impresión favorable de efectividad y perspectivas de continuidad en un futuro”.

Además, un 92% de los expertos han indicado que de alguna forma no han podido proporcionar la misma calidad de atención a los pacientes. Más de un 71% de los encuestados ha dicho que el control de la diabetes en sus pacientes ha empeorado en el último año. En este sentido, se han referido a controles de glucemia con cifras más elevadas o más episodios de híper/hipoglucemia.

Entre los aspectos positivos de la encuesta, la SED ha destacado “el hecho de haber podido mantener una atención ininterrumpida”. Otro elemento señalado ha sido el acceso a las pruebas COVID-19. De hecho, no se documentan diferencias en el consumo de recursos para el abordaje de los pacientes con diabetes ingresados por COVID-19 comparado con los no diabéticos. Tampoco ha habido diferencias respecto al resto de la población en el acceso a la atención sanitaria o a pruebas PCR. Para Noemí González, “se evidencia la enorme implicación de los profesionales dedicados a la diabetes en todos los ámbitos, desde la Atención Hospitalizada a la Atención Primaria”.