Según un estudio dirigido por el Institut Marqués, en el que han participado 60 centros de reproducción asistida de toda España, más de la mitad de los hombres españoles entre 18 y 30 años presenta un semen de calidad inferior al que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera normal.

Esto no significa que los jóvenes sean infértiles, pero sí que tendrán más problemas para lograr un embarazo. Entre los factores que pueden interferir en la calidad seminal destaca la contaminación, lo que condiciona que los habitantes varones de regiones muy industrializadas, como Cataluña, Valencia y Euskadi, consecuentemente con altos niveles de contaminación, presenten una peor calidad del semen, con bajas concentraciones de espermatozoides.

Por encima de la media y, por tanto, en mejor situación, están Madrid y Galicia. Según los autores del estudio, la mejor situación de Madrid se debe al hecho de que “a pesar de tener mucha contaminación atmosférica, su industria produce menos sustancias contaminantes que funcionen como disruptores endocrinos y la calidad del agua es mejor”.

El estudio no ha encontrado relación entre la calidad del semen y factores relacionados con el estilo de vida como el consumo de tabaco, alcohol u otras drogas o el nivel de estrés. Estudios anteriores, realizados hace más de quince años, ya habían alertado sobre la pérdida de calidad seminal desde que se inició la industrialización.