La realización de la atención continuada, es decir, las llamadas guardias es para los médicos españoles, generalmente una obligación, pero no un derecho. Se realizan generalmente después de la jornada ordinaria de trabajo. La mayoría de las veces desde las 15 horas hasta las 8 horas del día siguiente. También en sábados, domingos y festivos las 24 horas. Un nuevo informe del Sindicato Médico de Granada señala que continúan las grandes diferencias entre las retribuciones de las guardias de los médicos españoles.

El documento señala que, si bien son horas similares a las horas extraordinarias de los trabajadores de otros sectores y de otras categorías, estas se retribuyen por un importe menor que el de las horas ordinarias. Las horas extraordinarias se abonan al 175 por ciento de la hora ordinaria en cualquier sector. Además, no tienen el límite de las 80 horas al año de las extraordinarias. Aún más importante, son generalmente obligatorias. Al contrario que las extraordinarias que son voluntarias.

Por ejemplo, para los médicos de Atención Primaria en Madrid hay un servicio específico y no pueden hacer guardias. En el caso de participar en turnos de guardia el importe es de 11,88 euros/hora, que resulta muy escaso para el esfuerzo que supone. En País Vasco, Galicia y Cantabria suelen ser voluntarias. En la Comunidad Valenciana y Navarra en la práctica generalmente no se obliga a realizar guardias.

En los hospitales, para muchas especialidades son obligatorias. En muchas ocasiones, se hacen guardias localizadas y se les abona al 50 por ciento del importe de la guardia de presencia física. Hay especialidades que no tienen guardias y, por tanto, estos médicos no pueden hacer guardias.

Retribuciones de las guardias

En este contexto, el importe neto por hora que llega al médico con 10 trienios y máximo nivel de carrera va desde un mínimo de 11,63 euros/hora en laborable y 12,92 euros/hora en festivo. Puede darse la paradoja de que si para realizar la guardia, es necesario contratar a alguien que cuide de los hijos. Así, muy posiblemente le cueste dinero trabajar esas horas “extras”, pues la hora del servicio para el cuidado de los hijos varía entre 8 y 15 euros la hora.

Para el resto de los médicos que no están en los mínimos, los importes netos que perciben superan los 11,63 euros a la hora (en algunos casos por muy poco). En contadas ocasiones llegan a superar los 15 euros/hora. Estos importes son claramente insuficientes para el nivel de responsabilidad que se asume, y la penosidad y peligrosidad del trabajo que realiza. No obstante, el trabajo nocturno, generalmente es perturbador y tiene efectos negativos sobre la salud, produciendo alteraciones tanto orgánicas como psíquicas.

De esta forma, el informe concluye que es necesario, en cuanto las circunstancias económicas lo permitan, mejorar las retribuciones de las guardias hasta superar el precio de hora de trabajo ordinaria. No obstante, ahora con la ayuda de la UE parece un buen momento para abordar este problema.