ONUSIDA, UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus socios han puesto en marcha una alianza mundial para garantizar que ningún niño que viva con el VIH se vea privado de tratamiento para 2030 y para prevenir nuevas infecciones infantiles.

Esta nueva alianza, anunciada durante la Conferencia Internacional sobre el Sida, que se está celebrando en Montreal (Canadá), también incluye movimientos de la sociedad civil, como la Red Mundial de Personas que Viven con el VIH, gobiernos de los países más afectados y socios internacionales, como el PEPFAR y el Fondo Mundial.

Doce países se han unido en la primera fase: Angola, Camerún, Costa de Marfil, República Democrática del Congo (RDC), Kenia, Mozambique, Nigeria, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue.

Cuatro objetivos principales

La alianza ha identificado cuatro objetivos principales: cerrar la brecha de tratamiento y amamantar a las adolescentes y mujeres que viven con el VIH y optimizar la continuidad del tratamiento; prevenir y detectar nuevas infecciones por el VIH entre las adolescentes y mujeres embarazadas y lactantes; acceso a las pruebas, tratamiento optimizado y atención integral para los bebés, niños y adolescentes expuestos al VIH y que viven con él; y abordar los derechos, la igualdad de género y las barreras sociales y estructurales que dificultan el acceso a los servicios.

En todo el mundo, sólo la mitad (52%) de los niños que viven con el VIH reciben un tratamiento que les salva la vida, muy por detrás de los adultos, donde tres cuartas partes (76%) reciben antirretrovirales, según los datos que se acaban de dar a conocer en el Informe Mundial de ONUSIDA sobre el SIDA 2022.

"La gran diferencia en la cobertura del tratamiento entre niños y adultos es una barbaridad. A través de esta alianza, canalizaremos esa indignación en acción. Al reunir nuevos medicamentos mejorados, un nuevo compromiso político y el decidido activismo de las comunidades, podemos ser la generación que acabe con el sida en los niños. Podemos ganar esto, pero sólo podemos ganar juntos", ha comentado la directora ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima.

"A pesar de los avances en la reducción de la transmisión vertical, el aumento de las pruebas y el tratamiento, y la ampliación del acceso a la información, los niños de todo el mundo siguen teniendo muchas menos probabilidades que los adultos de acceder a los servicios de prevención, atención y tratamiento del VIH. El lanzamiento de la Alianza Mundial para Acabar con el Sida en los Niños es un importante paso adelante, y UNICEF se compromete a trabajar junto a todos nuestros aliados para lograr un futuro sin sida", ha añadido la directora ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell.

Por último, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Gheberyesus, ha insistido en que "ningún niño debería nacer o crecer con el VIH, y ningún niño con el VIH debería quedarse sin tratamiento". "El hecho de que sólo la mitad de los niños con VIH reciban antirretrovirales es un escándalo y una mancha en nuestra conciencia colectiva. La Alianza Mundial para Acabar con el Sida en los Niños es una oportunidad para renovar nuestro compromiso con los niños y sus familias para unirnos, hablar y actuar con propósito y en solidaridad con todas las madres, niños y adolescentes", ha remachado.