Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Existe cierta controversia con la teoría del suicidio en tres pasos, que describe las condiciones bajo las cuales ocurren el deseo y los intentos de suicidio. Por una parte, se considera una teoría práctica, concisa y basada en evidencia que permite avanzar en la comprensión y la prevención. Por otro lado, es necesario disponer de mejores diseños de medición e investigación que se ajusten a las afirmaciones de la teoría.

La teoría del suicidio en tres pasos es el tema central de una investigación liderada por E. David Klonsky, del Departamento de Psicología de la Universidad de Columbia Británica (Vancouver, Canadá). Las conclusiones se han recogido en el estudio ‘The three-step theory of suicide: Description, evidence, and some useful points of clarification’, publicado en la revista Preventive Medicine.

Los tres pasos de la teoría de Klonsky y May son:

  1. La combinación de dolor y desesperanza provoca el deseo suicida.
  2. Si la conexión con los demás y la vida es menor que ese dolor, la ideación se hace más fuerte.
  3. Un deseo fuerte de quitarse la vida progresa a intentos de suicidio si la capacidad de suicidio está presente.

 

“Cuando valoramos o aplicamos la teoría del suicidio en tres pasos, no se debe malinterpretar o tergiversar su contenido e implicaciones”, han comentado los autores del estudio. También han reclamado un trabajo cuidadoso para evaluar la teoría, incluidos mejores diseños de medición e investigación que se ajusten bien a las afirmaciones de la teoría.

Según el estudio, la evidencia convergente hasta la fecha respalda la validez de la teoría de los tres pasos en relación con:

  • Los correlatos.
  • Los factores de riesgo.
  • Las señales de advertencia.
  • Las motivaciones e intervenciones de seguridad.

 

Teoría del suicidio en tres pasos

La teoría de los tres pasos del suicidio, publicada en 2015, es una propuesta basada en el dolor, la desesperanza, la conexión y la capacidad para el suicidio. La teoría se ha citado en muchos artículos científicos y se ha incorporado a programas de educación continua y recursos de autoayuda. Esta teoría, según los investigadores del artículo, “explica el suicidio y puede ayudar a prevenirlo, pero no necesariamente predecirlo”.

La teoría identifica los principios del suicidio y las condiciones bajo las cuales ocurren los pensamientos y acciones suicidas. Sin embargo, han añadido que “la vida es demasiado variable e impredecible como para saber, por ejemplo, quién desarrollará un dolor insoportable o desesperanza”.