La reducción de los tiempos de puesta en marcha de los proyectos (desde la presentación de la documentación hasta la incorporación del primer paciente) ha supuesto un aumento del número de ensayos clínicos en fases tempranas por parte de la Industria Farmacéutica, teniendo en cuenta que estos son los de mayor nivel de complejidad y los que permiten el acceso de los pacientes a las nuevas terapias de forma más temprana.

En concreto, según datos procedentes del Proyecto BEST en investigación clínica, actualmente el 52 por ciento de los ensayos clínicos impulsados por la industria farmacéutica en España corresponden a las fases tempranas de la investigación, lo que supone que este tipo de ensayos han aumentado en un 41 por ciento desde 2004 en España.

Así lo exponía Amelia Martín Uranga, responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria en una jornada de puertas abiertas sobre ensayos clínicos con medicamentos celebrada en el Hospital Universitario La Paz, de Madrid. “Estos datos, procedentes del Proyecto BEST en investigación clínica, confirman una tendencia positiva que explica cómo España ha logrado posicionarse en los últimos años como uno de los países europeos más atractivos a la hora de atraer inversiones en investigación clínica”.

Sobre la propia reducción de los tiempos de puesta en marcha,  la experta aportaba que el plazo medio se sitúa actualmente en 132 días, prácticamente dos meses menos que en 2004, cuando el plazo era de 191 días. Estas cifras se explicaban a raíz de la entrada en vigor en 2016 del nuevo Real Decreto de Ensayos Clínicos, que ha mejorado las condiciones para la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos.

Actividad investigadora en La Paz

Como muestra de la realidad de estos ensayos en fases tempranas, Luis Sánchez-Rubio, del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario La Paz, exponía en este foro que según los datos de un estudio basado en 50 ensayos clínicos del área de oncología llevados a cabo en el centro, cada ensayo clínico supone para el hospital un coste evitado medio de 31.298 euros, ya que toda la medicación administrada a los pacientes en el transcurso de la investigación corre a cargo de la compañía farmacéutica promotora. Así, el coste total evitado por acoger los 50 ensayos clínicos incluidos en el estudio ascendió a más de 1,4 millones de euros durante el año pasado.

Cabe tener en cuenta que el coste medio varía dependiendo del tipo de cáncer en el que se engloba el estudio, desde los 94.907 euros de coste medio evitado en ensayos en melanoma hasta los 67.268 en el caso de cáncer de colon, los 38.501 en cáncer de pulmón o los 20.274 por ensayo en cáncer de páncreas, entre otros.