E.P.- Una proteína natural que contribuye a la destrucción de las articulaciones, en la artritis, puede también estimular los crecimientos de tumores cancerígenos, según un nuevo estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Ben-Gurion, en Negev (Israel) que publica ahora la última edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Para crecer y extenderse, los tumores necesitan desarrollar una red de vasos sanguíneos, un proceso llamado angiogénesis. Los investigadores no están seguros sobre qué es lo que desencadena la angiogénesis, pero se cuenta con que un posible factor, la interleuquina-1 (IL-1), una proteína, anteriormente relacionada con la artritis, que posee varias propiedades inflamatorias, inmunes y de promoción del crecimiento.

Para estudiar los efectos de IL-1 en los tumores cancerígenos, los autores del estudio emplearon ratones knockout que carecían del gen IL-1. Los investigadores inyectaron células cancerígenas de la piel, mamas, o próstata tanto en los ratones knockout como en otro grupo de ratones sanos de control. Pese a que todos los ratones de las poblaciones de control desarrollaron tumores y murieron al cabo de 20 días, los ratones knockout se mantuvieron libres de tumores durante mucho más tiempo y, en algunos casos, nunca llegaron a desarrollarlos.

Los ratones libres de tumores no mostraban síntomas de la angiogénesis necesaria para el crecimiento de los tumores. Los científicos pudieron, sin embargo, estimular la angiogénesis tumoral en los ratones knockout inyectándoles IL-1. Por el contrario, la angiogénesis se frenaba en los ratones de control al inyectarles IL-1Ra, un compuesto químico que bloquea los receptores IL-1y que actualmente se emplea para el tratamiento de la artritis reumatoide. Estos resultados indican que IL-1 puede ser un factor clave en el desarrollo y extensión de los tumores malignos.