Profesionales sanitarios del colectivo AP se Mueve han criticado “el traslado obligatorio” de personal al nuevo Hospital Isabel Zendal de Madrid. También los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad, Satse, CC.OO., Amyts, CSIT Unión Profesional y UGT, han pedido que se retire la orden de la Dirección General de Recursos Humanos. Han señalado que “castiga” a los profesionales que rechazan trabajar en el Hospital Isabel Zendal.

Por su parte, AP se Mueve ha indicado que desde antes del inicio de la epidemia por SARS-COV-2 ha denunciado “las nefastas condiciones de trabajo impuestas por la Consejería de Sanidad a sus trabajadores sanitarios, con especial referencia a los médicos de Atención Primaria”. A ello se unen ahora los traslados obligatorios para trabajadores de otros centros al Hospital Isabel Zendal. “Estos traslados se hacen bajo el amparo del RD 926/2020 del estado de alarma y otras normativas. Están provocando que muchos compañeros renuncien por imposibilidad o dificultades personales. Esto golpea de nuevo a una plantilla insuficiente y agotada”, han indicado en un escrito.

Fuga de profesionales

Según esta asociación, “resulta incomprensible que la administración madrileña no dé un trato digno a los trabajadores que luego ensalza de palabra. Sigue promoviendo la fuga de profesionales fuera de nuestras fronteras, en vez de mejorar sus condiciones de trabajo”. “Pareciera que todas estas dificultades impuestas por la administración tuvieran el objetivo de mermar la salud y la moral de sus profesionales”, han dicho en el comunicado.

Finalmente, Atención Primaria se Mueve ha reivindicado la labor del personal sanitario. “Creemos firmemente en nuestro trabajo y en el efecto positivo y necesario que nuestra tarea tiene sobre la salud de los pacientes, la salud de la comunidad y el correcto funcionamiento del sistema sanitario. Queremos por ello reivindicar el papel de nuestros equipos, la importancia de nuestro trabajo y nuestra dignidad profesional. No nos merecemos esto. El goteo de profesionales sigue, el sistema se desangra”.

Traslado obligatorio al Hospital Isabel Zendal

Por su lado, los sindicatos de la Mesa Sectorial han reiterado su crítica al traslado de personal “de forma forzosa, bajo presión y habiendo puesto en marcha penalizaciones unilateralmente impuestas por la administración”. Han lamentado que los profesionales que no acepten ir al Zendal “verán rescindidos sus contratos”. Asimismo, han aludido a la puesta en marcha de los contratos de refuerzo COVID-19. Según han dicho, “no son utilizados para la atención de esta pandemia exclusivamente”, sino que en ocasiones están supliendo “carencias estructurales de plantillas”, mejorando contratos “precarios”, ausencias no cubiertas, descansos maternales o mejoras de contratos al 50 por ciento.

Estos sindicatos se han posicionado en contra de la necesidad de este nuevo hospital. Las causas han sido “el momento, el elevado coste, la oportunidad perdida para invertir ese dinero en reforzar la Atención Primaria o la contratación de rastreadores. También debido a la apertura de camas instaladas no funcionantes o habilitar todos los espacios cerrados de algunos hospitales”.

Estas plataformas han pedido a la Dirección General de RRHH que retire “de forma inmediata la orden trasladada a las gerencias”. También ha pedido “un proceso urgente de traslados voluntarios basados en ofertas imaginativas y motivadoras. Debe incluir la oferta de nuevo empleo directo para cubrir estas plazas”.