Un proyecto conjunto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Farmacia de Dalt desarrollará perfiles con el riesgo individual frente a COVID-19. El mismo estará enfocado únicamente a personas mayores en residencias. Así se realizará sobre una muestra de 3.000 personas mayores en centros de Cataluña.

“Se analizarán parámetros biológicos, inmunológicos y de microbiota intestinal”, explica Diego Ramiro, investigador del CSIC en el Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD-CSIC) y director del proyecto.

El  objetivo es crear modelos para predecir tres eventos: el contagio por COVID-19, la evolución de la infección y el fallecimiento. El estudio, denominado ‘Proyecto Branyas’, ayudará a proteger mejor a las personas mayores frente a posibles nuevos brotes de la COVID-19 o de enfermedades infecciosas similares.

La importancia de conocer el riesgo individual

El segmento que ha sufrido el mayor impacto en términos de morbilidad y mortalidad por la COVID-19, ha sido la población de mayor edad.  En su gran mayoría residentes de centros socio-sanitarios. Es por ello que analizar el riesgo individual en estos casos resulta clave para el futuro.  Esto permitirá diseñar medidas de protección más efectivas y adaptadas al  riesgo individual.

“La especial vulnerabilidad de estas personas, por su historial personal y por su institucionalización y/o dependencia, hace necesario este estudio integral multidisciplinar. Esto permitirá enfrentar próximos brotes de la infección con criterios acordes al riesgo individual, y que optimicen la atención personal y sanitaria”, añade Ramiro.

Por parte del CSIC participarán tres institutos de investigación: el Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD-CSIC), el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO-CSIC-UAM) y el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL-CSIC).