La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado que la Sanidad solo contrató a 30.517 profesionales, entre marzo y mayo, frente a los 50.000 prometidos para afrontar la crisis generada por el COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

“Esta cifra no compensa las bajas por contagios y muestra la precariedad laboral de estos días”, ha dicho, para avisar de que “tampoco compensa los 18.320 contratos que se perdieron en la Sanidad durante enero y febrero y que sin duda, situaron a la Sanidad española en una situación de debilidad respecto a la magnitud de la crisis sanitaria que afrontamos”

Además, el sindicato ha recordado que la Sanidad pública perdió desde ayer a 6.000 efectivos que han terminado su periodo de formación y pasarán a engrosar las listas del paro o a trabajos temporales a través de las diferentes bolsas de trabajo de las comunidades autónomas.

Por ello, CSIF ha reclamado al Ministerio de Sanidad y a las consejerías autonómicas de Salud que agilicen la toma de posesión del nuevo personal en formación (unas 10.000 personas, previstas inicialmente para el mes de septiembre), así como la contratación urgente de los especialistas que hoy han terminado su periodo de residencia.

Se trata de las especialidades de Medicina, Enfermería, Farmacia, Química, Biología, Bioquímica, Psicología y Física, que no nos podemos permitir el lujo de prescindir de ellas, teniendo en cuenta la situación crítica que afronta nuestro sistema sanitario, con la crisis del coronavirus.

Por otra parte, el CSIF ha informado de que ha trasladado a los responsables del SEPE su preocupación ante esta situación de vulnerabilidad que padecen miles de personas, y ha reclamado garantías de seguridad en todas las oficinas además de las pertinentes medidas de higiene y protección sanitaria.