La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha pedido fijar un protocolo estricto para los profesionales sanitarios que realizan visitas domiciliarias a pacientes con COVID-19 o en sospecha de estar infectados.

En concreto, se reclama que este protocolo responda a cuestiones como las distintas especificaciones si se trata de un domicilio con riesgo de exposición o si es de bajo riesgo, indicando el tipo de equipos de protección individual (EPI) necesarios en ambos casos, así como la dotación del material para cada visita incluyendo información sobre el desecho de EPI utilizados en cada una de ellas. También consideran que el mismo debe contemplar la reducción al mínimo de acompañantes en el domicilio y la indicación de la estancia en la que deben permanecer, así como las medidas preventivas que deben adoptarse por parte de los residentes en la vivienda.

En palabras de la presidenta del Sector de Sanidad de CSIF Castilla-La Mancha, Sacramento Rodríguez, “para garantizar la seguridad durante la desescalada es clave reconocer la importancia de este primer nivel asistencial, y por ello urge elaborar un protocolo que servirá para afrontar el actual momento y posibles nuevas oleadas”.

Preparación de los centros sanitarios

Por otra parte, una vez publicada la Orden Ministerial por la que se aprueba el uso obligatorio de mascarilla en espacios cerrados y espacios públicos, incluyendo la vía pública, CSIF también considera que es necesario preparar a los centros sanitarios en este sentido.

Así, el sindicato insiste en la colocación de dispensadores de gel hidroalcohólico en los centros de Atención Primaria y en hospitales, siendo de uso obligatorio para todas las personas que accedan al interior.

Igualmente, CSIF propone que se establezca un aforo máximo para cada centro de salud, con la intención de evitar que se acumulen usuarios en las salas de espera, además de que deberán ir acompañados de una sola persona en el caso de que sea necesario. También se deben establecer circuitos independientes de pacientes COVID-19 frente a los de otras patologías.

Asimismo, desde CSIF se considera imprescindible aumentar el tiempo de consultas y del resto de actividades, de manera que se posibilite la higiene de manos y la limpieza de superficies en el intervalo que media entre pacientes.