CSIF ha sugerido derivar pacientes al sector privado para evitar el colapso del Sistema Nacional de Salud (SNS) por la COVID-19. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha pedido también un confinamiento corto, refuerzo de personal y la derivación de pacientes entre comunidades autónomas.

“Las bajas del personal de la sanidad pública por contagio de la COVID-19, disparadas en esta tercera ola de la pandemia, así como las producidas por la situación de estrés y cansancio que acarrean las plantillas por el exceso de trabajo están agravando la situación en hospitales y centros de salud de toda España”, han dicho desde el sindicato.

A esta situación se suman los aislamientos de personal que se han producido estos días por la imposibilidad de realizar la PCR por la nevada o los aislamientos preventivos derivados de contactos estrechos tras las fiestas navideñas. Además, la Central ha recordado que el personal de la sanidad está sufriendo bajas laborales por los síntomas leves que en ocasiones provoca la vacuna. Si bien suelen ser bajas cortas, se agrava la situación de las plantillas. “Debemos sumar la subida de la curva, el incremento de hospitalizaciones, de ingresos en UCI. Algunas CC. AA. están a punto de desbordarse. Presagiamos un próximo colapso del SNS en las próximas semanas”, ha añadido la organización sindical.

Derivar pacientes al sector privado

El CSIF ha sugerido la adopción de medidas oportunas para derivar pacientes al sector privado. También los traslados de pacientes entre comunidades autónomas en función de la capacidad. Asimismo, ha planteado el despliegue de hospitales de campaña. Otra medida ha sido “un confinamiento corto que afecte lo menos posible a la economía, con incentivos económicos ágiles para los sectores más afectados, como sucede en otros países de nuestro entorno.

En el análisis por CC. AA., CSIF ha indicado que Madrid ha contratado “por casi un millón de euros a la Cruz Roja para que ayude en la campaña de vacunación”. “Están sacando de algunos hospitales a profesionales de Enfermería para administrar las vacunas en residencias. A ello se une la cantidad de profesionales que han derivado al hospital Isabel Zendal, de otros centros del SERMAS. Y todo pese a que hay un claro déficit de personal sanitario en la Comunidad de Madrid, como ha puesto de manifiesto la pandemia”.

En Andalucía, CSIF ha pedido un incremento en la contratación de efectivos de todas las categorías para afrontar, tanto la vacunación como el avance de esta tercera ola. “Reclamamos que se intensifiquen las restricciones, porque solo así evitaremos el colapso del sistema sanitario andaluz”, ha indicado.

Más planificación para vacunar

Por su parte, en la Comunidad Valenciana ha exigido en mesa sectorial más planificación en la administración de vacunas al personal sanitario. La vacunación comenzó el día 27 de diciembre y hasta el 13 de enero no han informado a los sindicatos de cómo la están haciendo. En muchos departamentos administran la primera dosis sin dar cita para la segunda. A eso se suma la escasez de personal en hospitales para atender los casos de COVID-19. Por otra parte, los hospitales de campaña todavía no se han inaugurado y el sindicato pregunta sobre qué garantías ofrecen y de dónde van a sacar el personal para atenderlos.

También en Castilla-La Mancha se vive una situación “límite”, según el sindicato. “La falta de profesionales de ámbito sanitario se hace notar en todos los centros hospitalarios y de Atención Primaria, pero es especialmente preocupante en los hospitales de Toledo y Ciudad Real”.