En conferencia de prensa el Dr. Roberto Antonio Córdova González, ginecólogo del OCA Medical Center de Monterrey, Nuevo León, asegura que la anemia es el trastorno nutricional más común y extendido a nivel mundial [1].

Añadió que la prevalencia de anemia en mujeres no embarazadas en el mundo es de 30,2%, mientras que en la región de las Américas es del 17,8%. Esta cifra aumenta con el embarazo hasta llegar al 41,8% a nivel global.

Además, la OMS calcula que, en todo el mundo, son anémicos un 42% de los niños menores de 5 años y un 40% de las embarazadas [2].

Agregó que en México la prevalencia nacional de anemia en 2012 en mujeres no embarazadas fue de 11,6% y en embarazadas de 17,9%.

Explicó que es una enfermedad en la que el número de glóbulos rojos (eritrocitos) es bajo. Los glóbulos rojos contienen hemoglobina, una proteína que les permite transportar oxígeno desde los pulmones hacia todas las partes del organismo.

Hierro oral para abatir la anemia en embarazadas

En su intervención, el Dr. Gerardo Manzanares Carrillo, especialista en Ginecología y Obstetricia y jefe de División de Ginecología y Obstetricia del Hospital General de Atizapán del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), advirtió que la OMS ha reiterado que las pacientes embarazadas deben recibir de forma preventiva hierro oral para tratar de abatir la anemia y sugirió que se dieran 60 mg de hierro elemental.

Indicó que entre las opciones terapéuticas que existen para tratar la anemia está Autrin 600 que proporciona 115 mg de hierro por día y que ha sido usado ampliamente para tratar la deficiencia de hierro durante el embarazo y la anemia en diversos grupos de riesgo.

Entre los componentes Autrin 600 se encuentra el Fumarato ferroso, el cual al entrar en el organismo se convierte en hierro.

Causas y síntomas de la anemia

Causas de anemia por deficiencia de hierro más frecuentes:

  • Embarazo.
  • Incapacidad para absorber hierro.
  • Falta de hierro en la dieta.
  • Pérdida de sangre.
  • Vegetarianismo.

 

 Síntomas más comunes:

  • Cansancio.
  • Reducción de la tolerancia al ejercicio.
  • Aumenta el número de latidos cardiacos (pulsaciones).
  • Piel pálida y algunas veces amarillenta, entre otros.

 

El Dr. Córdova González detalló que la intensidad de estos síntomas depende del nivel de Hb, pero también de la velocidad de instauración de la anemia, de forma que las anemias de instauración lenta (la mayoría) producen pocos síntomas.

Finalmente, los expertos coincidieron en la importancia de vigilar el correcto aporte de proteínas de origen animal y la detección temprana de la deficiencia de hierro para evitar complicaciones en la paciente embarazada y acudir a revisión con el médico.

[1]  https://www.who.int/es/news/item/20-04-2020-who-guidance-helps-detect-iron-deficiency-and-protect-brain-development

[2] https://www.who.int/es/health-topics/anaemia#tab=tab_1