Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) han identificado cuatro subtipos distintos de carcinoma de células renales (CCR) basados en sus diferencias de células inmunes.

Entre sus hallazgos, publicados en la revista ‘Cell’, los investigadores apuntan que la pérdida del cromosoma 3p es un sello aparente del CCR, que ocurre en casi todas las muestras de tumores en el estudio. Entre todos los cánceres renales, el CCR representa el 75 por ciento, lo que equivale a unos 65.000 casos nuevos al año. La extirpación quirúrgica sigue siendo el único tratamiento eficaz para los cánceres que no se han diseminado más allá del riñón, pero el 30 por ciento de los pacientes se presentan con enfermedad avanzada en el momento del diagnóstico.

“Históricamente, el CCR ha sido considerado resistente a la quimioterapia convencional y a la radiación, y la respuesta a varios medicamentos ha sido limitada. Hemos identificado alteraciones genéticas responsables de muchos tipos de cáncer, incluyendo el CCR, pero aún quedan preguntas”, señala uno de los líderes del estudio, Daniel W. Chan.

Actualmente, el tratamiento de primera línea para el CCR que no se puede curar quirúrgicamente se centra en inhibir la angiogénesis y dirigirse a una proteína quinasa llamada mTOR que ayuda a controlar la supervivencia y división celular. La superposición de los datos proteómicos y fosfoproteómicos hace posible, según él, que los investigadores detecten una gama más amplia de dianas potenciales para el desarrollo de nuevos fármacos.

“En general, este estudio revela conocimientos biológicos únicos que solo se obtienen cuando se combinan análisis proteómicos y genómicos complementarios. Nuestro análisis identificó los mecanismos moleculares subyacentes que no están plenamente capturados a nivel genómico, y define la fosforilación de proteínas y las firmas inmunológicas necesarias para estratificar a los pacientes con CCR con el objetivo de desarrollar intervenciones terapéuticas mejores y más específicas”, comentan los autores.