Redacción.- "Los cuidados paliativos debe asumirlos la Atención Primaria, con los apoyos oportunos y necesarios, respetando siempre los deseos y preferencias del paciente y su familia". Ésta es una de las conclusiones a las que llegaro diversos expertos reunidos recientemente en Ávila, en el marco de las VIII Jornadas de la Red Española de Atención Primaria (REAP). Dichas jornadas se dedicaron a analizar diversos aspectos relacionados con el cáncer, que es la segunda causa de muerte en España, que su frecuencia va en aumento y que es la primera causa en años potenciales de vida perdidos.

Bajo el título "Vivir, sufrir, morir con cáncer. Del sano preocupado al paciente oncológico terminal " y realizadas en colaboración con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), en estas jornadas los expertos insistieron en que el tabaquismo es la principal causa prevenible de cáncer, y la correlación existente entre la incidencia del cáncer de pulmón con la frecuencia del hábito tabáquico. En este sentido señalaron que se deben "potenciar los esfuerzos para disminuir dicho hábito entre la población".

Diagnóstico y tratamiento

Por otra parte, y en lo que se refiere al diagnóstico del cáncer señalaron desde la REAP que "supone un gran impacto para el paciente y su familia, y que conlleva un importante cambio en la forma de vivir y entender la existencia". Además han destacado que, actualmente, "el diagnóstico precoz del cáncer mediante cribados poblacionales es poco efectivo en términos de disminución de mortalidad, y cáncer, no se correlaciona con las expectativas generadas y conlleva frecuentemente una medicalización innecesaria de la población". Asimismo indican que "la mayoría de pacientes con cáncer son diagnosticados en fase sintomática. De ahí la importancia de una adecuada información a la población para realizar un diagnóstico lo más temprano posible, ante síntomas sugerentes de cáncer, y respecto a las situaciones en las que se debe consultar al médico. Además, indicaron que "se necesita una buena preparación de los profesionales para sospecharlo y la suficiente agilidad diagnóstica del sistema sanitario, para lo que es imprescindible una buena coordinación entre niveles y servicios asistenciales".

En lo que respecta al tratamiento específico de los pacientes oncológicos, desde la REAP señalaron que "se debe contar con las mejores pruebas científicas disponibles, y con las características y preferencias del paciente". Por otra parte, señalaron que " para la atención a los pacientes oncológicos terminales se precisan amplios conocimientos y habilidades técnicas, y unas buenas cualidades humanas". Debido a que los pacientes con cáncer precisan habitualmente distintos tratamientos farmacológicos, la participación de los farmacéuticos comunitarios en el proceso de atención es necesaria. Finalmente concluyeron que "la atención a los pacientes con cáncer requiere la colaboración de todos, sanitarios y no sanitarios".