Los laboratorios Ysonut, especializados en micronutrición y cronobiología nutricional, analizan la manera en la que lo que consumimos para alimentarnos repercute en nuestra salud.

La Dra. Amanda Cantú Ahira, médico especialista en Nutrición Clínica y especialista de Ysonut, resalta que, el hecho de generarse heridas en las comisuras de la boca, puede ser un indicador de deficiencia nutrimental de complejo B.

Mientras que, en el caso de las lesiones en las uñas, pueden ser indicio de deficiencia de vitaminas o minerales.

Agrega que si una persona se siente cansada, aunque aparentemente lleve una dieta saludable, este síntoma puede ser indicio de carencia de vitamina B12 y omegas.

En tanto que las personas con falta de magnesio y Omega 3, pueden presentar depresión.

Remedios medicinales

De manera adicional, la experta comenta que existen medicamentos que pueden inhibir la absorción de ciertos nutrientes. Un ejemplo de ello son los anticonceptivos orales, que disminuyen la absorción de calcio, magnesio, Vitamina B6 y B12.

Por ello es vital saber que ningún alimento sustituye a otro y que los complementos alimenticios son solo eso, complementos, y hay que buscarlos de la mejor calidad.

Rumbo al Día Mundial de la Salud, la Dra.Cantu indica que “más que hacer medicina curativa, se debe de enfocar en la prevención con base en la buena nutrición y ejercicio acorde a nuestras necesidades personales, siempre acompañado de un profesional de la salud”.

La especialista en nutrición recomienda, además, hacernos conscientes de que las enfermedades que mayor riesgo representan para la población, son las crónicas no transmisibles como la diabetes, hipertensión, homeopatías y obesidad.

Los ingredientes recomendados

En el caso de las espinacas, que son muy ricas en vitamina y hierro, señala que contienen menos de la mitad de la vitamina C que deberían poseer (aquella que ayuda a que el hierro se absorba).

En el mismo caso está el brócoli, uno de los alimentos más ricos en magnesio, pues en la actualidad tiene menos del 80% de magnesio que debería contener.

Con las naranjas, guayabas, mandarinas y limón, pasa una situación similar, ya que en la actualidad carecen de las mismas cantidades de vitamina C que 20 años antes.

Según los especialistas en nutrición de Ysonut, este fenómeno es resultado de la forma en que se cultiva y los métodos de producción que se han modificado debido a la industrialización.

Pues aunque se han hecho más eficientes en la cantidad de alimentos que se cosechan y llegan a las mesas de los consumidores, esta eficiencia está basada en la utilización de pesticidas y prácticas de reactivación de suelos quemados y empobrecidos.

Empobrecimiento de los nutrientes

Otra afectación directa que incide en la alteración y empobrecimiento de los nutrientes de los productos del campo, es el tiempo de vida que se ha buscado alargar en las frutas verduras y vegetales.

Esto, al añadir ciertas sustancias fertilizantes y cosecharlos mientras aún están en una etapa temprana de su maduración.

“Estos procesos no solo han afectado en productos vegetales, sino que también en productos provenientes de especies como las aves, que se han ubicado altas concentraciones de medicinas, como la ampicilina y hormonas de crecimiento”, señala.

La salud comienza en casa

La experta recomienda tener estos puntos a consideración para mejorar la salud:

– Pensar es mantenernos en nuestro peso adecuado. México es el primer lugar a nivel mundial en obesidad infantil.

– Darnos cuenta de que la nutrición es importante, hay muchos obesos y con sobrepeso mal nutridos.

– Debemos estar en movimiento.

– Descansar y tener una salud mental adecuada.