Mientras en África el gran problema del sida sigue siendo el mismo, la falta de medicamentos accesibles para su población, en el primer mundo, concretamente en Estados Unidos, se presentan estos días los fármacos que pueden abrir una nueva etapa en el tratamiento de la enfermedad. La Décima Conferencia de Retrovirus de Boston, en la que se dan cita 4.000 médicos y científicos de todo el mundo, arrancó ayer con varios importantes avances médicos en su agenda. La mayor parte de estos logros están encaminados a contrarrestar la rápida mutación del virus VIH. Desde que en los años 90 se encontró el cóctel de medicamentos que hace tratable la infección, la mayor preocupación de los médicos es que tarde o temprano el caprichoso virus muta y hace ineficaces los tratamientos. Algunos de los nuevos fármacos en estudio ya prevén ese posible cambio del VIH de forma que el paciente puede mantener estabilizada la enfermedad, según recoge el diario LA VOZ DE GALICIA.

Actualmente, 16 fármacos están pendientes de ser aprobados por la FDA (la agencia del medicamento estadounidense) que rompen el ciclo reproductivo del virus. Otros, en estudio, atacan en ocho dianas diferentes al VIH para impedir que se reproduzca.

De todos modos, la vacuna sigue siendo el gran sueño. La Agencia Nacional francesa de Investigación sobre el Sida (ANRS) aseguró ayer haber logrado progresos "especialmente alentadores" en dos ensayos de vacunoterapia. Según los resultados, presentados ayer en Boston, el 25% de los 118 seropositivos vacunados pudieron suspender sus tratamientos tradicionales sin problemas.

Contrariamente a la vacuna preventiva, la vacunoterapia induce o amplifica las respuestas de las defensas inmunitarias específicamente dirigidas contra el VIH en los sujetos ya infectados. De esta forma, podrían interrumpirse los tratamientos con antirretrovirales, que tienen numerosos efectos secundarios.