La variante Ómicron representaba el 42,9 por ciento de los contagios de Covid-19 en la semana del 13 a 19 de diciembre, mientras que la incidencia de Delta en esa misma semana era del 54,2 por ciento. Así se recoge en el informe ‘Actualización de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 en España’, publicada por el Ministerio de Sanidad. El texto también recoge que un muestreo de la semana siguiente señala que el porcentaje de la nueva variante estaba en torno al 70%.

"Los datos derivados de la secuenciación y los cribados por PCR específica indican que se está produciendo una rápida sustitución de la variante Delta, predominante hasta diciembre de 2021, por parte de Ómicron", informa Sanidad en el documento. En él, explica que "se observa un descenso de la variante Delta en todas las comunidades respecto a la semana previa".

Según un muestreo aleatorio realizado mediante PCR específica en 14 CCAA, se han detectado en la semana del 20 al 26 de diciembre porcentajes de entre el 22 y el 79,4 por ciento de Ómicron. En esa misma semana, con datos de 11 CCAA, el porcentaje de Delta se encontraba entre 18,8 y el 72,6 por ciento.

Posible infraestimación de la intensidad de la circulación

Así, añaden que, dada la rapidez con la que se está produciendo la expansión de esta última variante, "el retraso en la obtención y comunicación de los resultados hace que los valores reflejados en las semanas incluidas en el informe puedan infraestimar la intensidad de la circulación de esta variante en el momento actual".

Mientras tanto, el resto de variantes continúa detectándose a niveles "muy bajos". De hecho, en las últimas 4 semanas analizadas, las otras variantes en conjunto solo alcanzan el 0,9 por ciento del total.