El Decreto de Medidas Urgentes en Farmacia ha finalizado ya la fase de alegaciones por lo que se prevé su aprobación antes de final de año, tal y como ha destacado la consejera de Salud, María Jesús Montero, en su comparencia durante la Comisión Parlamentaria del ramo.

 

Esta normativa  constituye una segunda fase de las políticas de uso racional del medicamento desarrolladas en Andalucía y tiene como objetivo continuar avanzando en las medidas de eficiencia impulsadas en los últimos años sin afectar a la calidad de la prestación y sin suprimir prestaciones.

El Decreto incluye una batería de medidas entre las que destaca la licitación de moléculas a través de concurso público, de manera que se pueda aprovechar la capacidad y el potencial de contar con ocho millones de usuarios que requieren los servicios farmacéuticos. Tal y como ha señalado Montero, con estas medidas de eficiencias se apuesta por la sostenibilidad del modelo sanitario público actual.

En concreto, a través de un proceso de selección pública, se definirá el medicamento que habrá que dispensarse a los usuarios que acudan con una receta por principio activo.

El Decreto incluye otras medidas de gran importancia social, ya que recoge la regulación de las recetas de productos sanitarios. En la actualidad, sólo el 60 por ciento de los productos sanitarios se prescriben por genéricos. Se iniciará con los absorbentes para la incontinencia urinaria.

Asimismo, se favorecerá la accesibilidad a determinados productos sanitarios puesto que se contempla que algunos pacientes puedan recibir a domicilio los productos que necesiten.

La futura normativa incluirá asimismo la propuesta de extender a las farmacias la factura informativa, que ya funciona en varios hospitales andaluces. Finalmente, el decreto contempla la creación de un Fondo de Ayuda para el mantenimiento de las farmacias que atienden a pequeños núcleos poblacionales. En concreto, se estima que pueda dedicarse a este Fondo el diez por ciento de los beneficios que se obtengan con la licitación mediante concurso.

Prescripción por principio activo

Actualmente, el 84,7 por ciento de las recetas se realizan en los centros de Andalucía se prescribe por principio activo: el 86 por ciento en los centros de salud y el 72 por ciento, en los hospitales.

El ahorro conseguido en Andalucía gracias a la prescripción por principio activo y el resto de medidas de eficiencia en gasto farmacéutico se estima en 1.000 millones de euros en la última década si se toma como referencia el incremento medio nacional que ha sufrido el gasto farmacéutico en este tiempo.

Además, Andalucía es la comunidad autónoma con el mayor porcentaje de dispensaciones de medicamentos genéricos, como consecuencia de la extensión de la prescripción por principio activo: un 36,83 por ciento, 9,4 puntos por encima de la media nacional (27,39 por ciento).

De otro lado, Montero destacó la posición adelantada de Andalucía en la implantación de receta electrónica, que comenzó en 2004 y está disponible actualmente en la totalidad de centros de AP. Desde su puesta en marcha el número de dispensaciones efectuadas ha sido de 351 millones. El 78 por ciento de las prescripciones para pacientes crónicos se realizan con receta electrónica.

Mayor seguridad

Este sistema permite además a las oficinas de farmacia las anulaciones cautelares, que en 2010 ascendieron a 11.182, lo que representa un 0,04 por ciento de total de prescripciones realizadas. Estas anulaciones fueron confirmadas en un 93 por ciento por los facultativos, lo que incide por tanto en una mayor seguridad y garantía para el paciente.

En cuanto a la implantación hospitalaria de la receta electrónica, tras su fase de pilotaje en el Hospital de Pozoblanco, desde mediados de 2010 se está desarrollando su implantación en urgencias y progresivamente en las consultas externas hospitalarias. Actualmente, 17 hospitales cuentan ya con receta electrónica y, en los próximos meses, se extenderá al resto. A fecha 30 de mayo de 2011, 85.745 pacientes se han beneficiado del mismo en Urgencias y Consultas Externas Hospitalarias y se han realizado 322.746 dispensaciones electrónicas.

Complementariamente a estas medidas, la Consejería de Salud ha puesto en marcha sistemas de ayuda a la prescripción a través de Diraya, que permiten beneficios en seguridad clínica, ya que alertan al profesional sobre posibles errores o sobre un posible uso inadecuado de un medicamento.

En relación con la prescripción, se ha avanzado además en la actuación de las enfermeras en el ámbito de la prescripción farmacéutica.

Compras centralizadas

Andalucía ha puesto en marcha además procedimientos centralizados de adquisición de medicamentos para conseguir una mayor eficiencia en la compra de los mismos y facilitar su adquisición a los hospitales, Áreas de Gestión Sanitaria y distritos de Atención Primaria.

En 2010, el ahorro que se ha producido en las adquisiciones que los hospitales han efectuado de los medicamentos adjudicados en el último concurso, ha sido del 52,73 por ciento, comparado con el coste que hubiera supuesto su adquisición al precio oficial de venta de laboratorio.

En el ámbito de la formación de profesionales, se han desarrollado más de 300 actividades de formación continuada en colaboración con la Escuela Andaluza de Salud Pública. Igualmente, la Consejería de Salud ha suscrito diversos convenios con la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc) para la distribución a todos los médicos de familia de la “Guía terapéutica en Atención Primaria basada en la evidencia”. Además, en el marco del convenio suscrito con la Sociedad Andaluza de Farmacéuticos de Hospitales se editó la “Guía farmacoterapéutica de referencia”, sobre la que se realizan dos actualizaciones semestrales, en las que se incorporan los nuevos fármacos de mayor repercusión en el ámbito hospitalario.