La Junta de Andalucía ha aprobado un decreto ley que autoriza al Servicio Andaluz de Salud (SAS). El objetivo es la contratación de personal laboral temporal mientras se completa la integración de las agencias sanitarias iniciada el 1 de enero.

El decreto ley, que entró en vigor este 2022 y tiene que ser convalidado por el Parlamento, establece "el SAS podrá contratar temporalmente personal laboral no sujeto al VI convenio colectivo del personal laboral de la Administración de la Junta de Andalucía, previa autorización de la Consejería competente en materia de regeneración, previo informe favorable de la Consejería competente en materia de Hacienda". Será hasta tanto finalicen los procesos de estatutarización del personal laboral de las agencias públicas empresariales.

La norma, consultada por Europa Press, fija que dichas contrataciones "tendrán por objeto cubrir las sustituciones de los profesionales laborales integrados". Además, se realizarán "para mantener homogéneas las relaciones de empleo del personal de cada uno de los centros sanitarios gestionados por las agencias públicas empresariales sanitarias disueltas". Esto es así con el fin de posibilitar la eficacia en la gestión, "en el marco del proceso extinción de dichas agencias".

Había imposibilidad legal

Según la Junta, la actual normativa reguladora del SAS "no contempla que pueda contratar a personal de naturaleza contractual laboral". "Excepción -prosigue- hecha de los profesionales asistenciales residentes en formación". Mientras, el Estatuto de los Trabajadores no permite "la sustitución del profesional laboral integrado por un personal estatutario temporal, dada la diferente naturaleza jurídica de ambas relaciones contractuales".

Todo ello deriva en la "imposibilidad legal de efectuar contrataciones bajo el amparo del régimen jurídico laboral". De esta forma, "el personal integrado que, por las circunstancias legalmente establecidas, curse una baja laboral o una suspensión de su contrato de trabajo, no podrá ser sustituido".

Esto, añaden, "supone de merma de la calidad asistencial". "Incrementa las demoras de los tiempos de espera y posibilidad de reclamaciones por exceder de los tiempos establecidos en la normativa sobre garantías de tiempo de respuesta. O, aún peor, en las actuales circunstancias en que la situación de la pandemia de COVID-19 sigue incidiendo en el sistema sanitario público de Andalucía".

Por todo ello, la Junta recurre a la vía del decreto ley para permitir las contrataciones de personal laboral temporal. Porque, indican, "mientras tiene lugar el procedimiento de estatutarización, el personal de las agencias que se integra en el SAS se regirá por las condiciones establecidas en sus contratos de trabajo. También en su convenio colectivo vigente y demás previsiones" conforme a la legislación laboral. Además, será de acuerdo con el régimen organizativo y funcional del centro o establecimiento del SAS al que se adscribe".