“Déficit de batas blancas” para puestos directivos y de gestión. Este ha sido uno de los lamentos de los consejeros de Sanidad que han participado en la tercera y última jornada del 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria. Los responsables de Sanidad de Andalucía, Galicia, Madrid, Baleares y Extremadura han hablado en Málaga de las dificultades que tienen para encontrar profesionales sanitarios que quieran asumir puestos de gestión o dirección de proyectos.

Los promotores del @22CNH han sido la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE).

El moderador de la ‘mesa de consejeros’ ha sido José Soto, presidente de Sedisa, quien ha tendido una mano a los representantes políticos: “Los directivos estamos totalmente comprometidos. Ahora os pedimos ayuda para conseguir la profesionalización de la gestión sanitaria”.

Déficit de batas blancas

Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, ha sido quien ha pronunciado la frase “déficit de batas blancas” a la hora de designar cargos gestores. “Nos cuesta mucho encontrar directivos. La idea es que la selección sea lo más objetiva posible, con transparencia. La decisión debe basarse en cuestiones como las habilidades y el conocimiento. Es necesario profesionalizar la gestión sanitaria y despolitizar su labor”.

Respecto a los cambios y los retos del sector, se ha mostrado optimista. “Debido a la pandemia hemos tenido que investigar e innovar más que nunca. Ha sido una gran actividad y creo que todos estos pasos que hemos dado se deben asentar y continuar en el futuro”.

Entre otros aspectos ‘positivos’ que ha dejado la pandemia, Jesús Aguirre ha mencionado el flujo constante de información que se ha mantenido entre los profesionales sanitarios. También ha realzado la labor conjunta que han desempeñado los responsables y profesionales de la Sanidad pública y privada.

Transformación permanente

Enrique Ruíz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha hablado de la necesidad de realizar una “transformación permanente” en el sistema sanitario. Así se ha demostrado durante la crisis causada por la COVID-19. “Hemos afrontado la situación con diversas iniciativas, como la conversión de hoteles en centros medicalizados o la construcción del Hospital Isabel Zendal, específico para tratar a los pacientes con coronavirus”.

El titular de la Sanidad madrileña se ha referido a la aprobación de la Ley de Buen Gobierno, que todavía tiene pendiente “revisar cuestiones como las retribuciones o la formación, así como la transparencia”.

Digitalización del sistema sanitario gallego

Durante su intervención, Julio García Comesaña, conselleiro de Sanidade da Xunta de Galicia, ha explicado que durante la pandemia se han ‘digitalizado’ muchos procesos de la Sanidad, incluidos los datos de más de 700.000 personas en Galicia.

Otro reto manifestado por García Comesaña ha sido la reversión de la ‘inhumanización’ que se ha producido en el sistema sanitario por culpa de la pandemia. En este sentido, se ha referido especialmente a la necesidad de recuperar el acompañamiento de un paciente durante su hospitalización o la reanudación de las consultas presenciales.

“Debemos aprovechar las circunstancias actuales para modificar los procesos y hacerlos más sencillos no solo para los pacientes y sus cuidadores, sino también para los profesionales”, ha dicho el responsable de la Sanidad gallega.

La gestión en la formación sanitaria

Nadie nos ha preparado para la gestión sanitaria”, ha comentado Patricia Gómez i Picard, consellera de Salud y Consumo del Govern Illes Balears. “Necesitamos incluir la profesionalización en la formación para aprender a ser líderes de la transformación del sector”. Como asignaturas pendientes, ha indicado que todavía falta establecer “una retribución justa”. “Nos está costando encontrar a las personas más capacitadas para liderar los proyectos”, ha añadido.

Caza de brujas

En la misma línea que sus compañeros, José María Vergeles, consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, ha hablado de los problemas para encontrar profesionales dispuestos a asumir puestos directivos o de gestión. “Difícilmente podremos encontrar a candidatos si no hay contenidos formativos de gestión sanitaria durante los estudios universitarios”, ha lamentado.

Asimismo, ha criticado “la caza de brujas vivida por aquellos directivos que se vacunaron primero de la COVID-19”. “Esto no se puede repetir, significa que estamos viendo a los cargos directivos con otros ojos. Son profesionales que también lo están dando todo para que el sistema funcione”, ha dicho Vergeles. En este sentido, el consejero ha animado a Sedisa y a Ande a trabajar junto con las fuerzas políticas para promover y mejorar la imagen de los profesionales de la gestión sanitaria.

Política y gestión

Vergeles también ha hablado de la política en relación con la gestión sanitaria. “Seguro que en la Asamblea de Madrid Enrique Ruiz Escudero responde las mismas preguntas que me hacen a mí en el Parlamento de Extremadura. La diferencia es que a él le hace las preguntas el PSOE, y a mí me las hace el PP”. Tras este comentario, en el Auditorio del Palacio de Congresos de Málaga se han escuchado risas.

Posteriormente, la consellera de Baleares ha bromeado: “Siempre he pensado que los mejores gestores son los que están en la oposición”. También ha apostillado que cuando se habla de “injerencias de la política en la gestión sanitaria” se pone “triste”. Nosotros hacemos política sanitaria e intentamos que sea basada en la evidencia”.