Redacción.- El Departamento de Sanidad y Seguridad Social de la Generalitat de Cataluña ha puesto en funcionamiento un programa, pionero en España., de prevención de los errores de medicación, y cuyo objetivo principal es aumentar la seguridad en la utilización de medicamentos. Mediante este programa, el Departamento sanitario catalán ha suscrito un convenio de colaboración con la Sociedad Catalana de Farmacia Clínica, con el fin de establecer y extender el sistema de notificación voluntaria y extraer datos que permitan hacer el análisis de las circunstancias que causan los errores, pudiéndose realizar esta notificación de forma anónima a través de Internet.

La importancia de los errores de medicación, sus graves consecuencias clínicas para el paciente y los elevados costes que generan son aspectos que han quedado demostrados a través de numerosos estudios, la mayor parte de ellos realizados en Estados Unidos. Algunos de estos estudios indican que, aproximadamente, 1 de cada 10 ingresos hospitalarios está producido o relacionado con un fallo en la medicación, y se ha estimado que incrementa en una media de dos días la estancia hospitalaria. El carácter prevenible de estos errores hace que en las instituciones sanitarias se haga imprescindible la implantación de estrategias dirigidas a su prevención, que necesitan un abordaje multidisciplinario, que implique a todos los profesionales sanitarios, a las Autoridades, la industria farmacéutica y también a los pacientes, ya que los errores de medicación pueden producirse en cualquier punto de la cadena de prescripción, dispensación y administración, según informan desde el Departamento de Sanidad catalán.

También dentro de este programa, y adscrito a la Dirección General de Recursos Sanitarios, a través de la Subdirección General de Farmacia y Productos Sanitarios, se ha ceado un Consejo asesor que propondrá medidas preventivas concretas de mejora en Cataluña, con el fin de hacer más segura la utilización de los medicamentos y evitar dichos errores. Este Consejo, de carácter pluridisciplinar, está formado por representantes del propio Departamento de Sanidad y Seguridad Social catalán, y del Instituto Catalán de la Salud (ICS) y por representantes de diversos colectivos profesionales y científicos como los Consejos catalanes de Colegios de Médicos, Farmacéuticos y Diplomados en Enfermería, asi como la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) y la de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) así como la antes citada Sociedad Catalana de Farmacia Clínica (SCFC), y la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (scmfic) y las Fundaciones Avedis Donabedian y Pharmaceutical Care.