Más del 6 por ciento de los europeos sufre depresión. Aunque hay una diferencia importante entre las mujeres europeas y los varones.  Así lo concluye un estudio liderado por investigadores del King’s College de Londres y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas sobre la depresión en Europa. El trabajo ya está publicado en la revista The Lancet Public Health y analiza los datos de 27 países europeos. En concreto, los datos de la Encuesta de Salud Europea, que incluye respuestas de más de 250.000 personas.

Concretando datos, el 6,4 por ciento de la población europea padece depresión.  Esta cifra de la depresión en Europa es superior a la estimada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que calculaba en el 4,2 por ciento la prevalencia de esta patología a la región europea. Pese a ello, las mujeres europeas presentan una prevalencia más alta, del 7,7 por ciento. Mientras, en los hombres es del 4,9 por ciento.

La depresión en Europa por países

La depresión en Europa también presenta fuertes diferencias entre países. En general, con tasas más altas en los estados con más desarrollo económico . Así, por países, los que tienen una prevalencia más alta son Islandia (con el 10,3 por ciento de la población) y Luxemburgo (el 9,7 por ciento). Les siguen Alemania y Portugal con un 9,2 por ciento ambas. Los que presentan una tasa de prevalencia menor son la República Checa y Eslovaquia con un 2,6 por ciento cada una. Les siguen Lituania (3 por ciento) y Croacia (3,2 por ciento). Por sexos, los países con más proporción de hombres con trastorno depresivo son Alemania e Irlanda y los que tienen menos son la República Checa y Eslovaquia. En mujeres, los países con tasas más altas son Alemania y Luxemburgo y los que menos, Eslovaquia y la República Checa.

Estos resultados sugieren que factores demográficos, culturales y sociopolíticos, como el acceso a servicios de salud, inseguridad laboral o el incremento del coste de la vida), pueden ser determinantes en las diferencias observadas. Así, por grupos de población, los más afectados por la depresión son los de más edad. También los no nacidos en la Unión Europea, que viven en zonas de alta densidad de población, con enfermedades crónicas y poca actividad física y niveles educativos y de ingresos más bajos. A la vez, entre las conclusiones del trabajo destaca el hecho que los países de la Europa Occidental presentan tasas de prevalencia de depresión más elevadas si se comparan con los de la Europa Oriental.