E.P .- La prevalencia de la dermatitis atópica ha aumentado de forma considerable en los últimos 30 años, de tal forma que las personas que sufren esta patología superan ya el 20 por ciento de la población española, según un estudio presentado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

El jefe de Dermatología del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, Francisco Camacho, y uno de los responsables de este estudio ha relacionado este incremento de la dermatitis con el desarrollo industrial y el bienestar social. De hecho, los expertos no dudan en calificar esta afección como una “enfermedad de ricos”, ya que un 16,5 por ciento de los pacientes pertenece a un nivel socioeconómico alto. Así, el 70 por ciento de los pacientes proceden del hábitat urbano, por lo que sospechan que su origen está determinado por factores ambientales.

Esta enfermedad también está ligada a los hábitos higiénicos actuales ya que la gente se lava mucho más que hace unas décadas, lo que influye en la “debilidad” de la piel ante posibles agentes desencadenantes. Según el estudio, la edad media de diagnóstico de la dermatitis atópica son los 2,25 años

No obstante, en un 60 por ciento de los casos, los expertos de la AEDV consideran que existe un componente genético. Este porcentaje, apuntan, es el doble que en los pacientes diagnosticados de otras enfermedades alérgicas como el asma o la rinoconjuntivitis.

Esta enfermedad inflamatoria crónica de la piel se caracteriza por alteraciones cutáneas acompañadas de piel seca y una picazón intensa, y afecta fundamentalmente a niños, – la edad media de diagnóstico son los 2,25 años, aunque también se observa en en adultos, sin diferencias entre sexos.