L.S. Barcelona.- El colectivo de dermatólogos aunados en sección oficial bajo el auspicio del Colegio de Médicos de Gerona (COMG) ha anunciado, por medio de su portavoz y asesor legal, Mario Rueda, que sus miembros dejan de trabajar para Adeslas a partir de 7 de julio. "Hemos tenido que tomar esta medida", ha señalado Rueda, "al no haber recibido ni una sola respuesta a nuestras reclamaciones por parte de la compañía". Los dermatólogos exigen una mejora de sus condiciones laborales con las mutuas, ya que, como recoge un comunicado difundido por el COMG, "la situación actual es de total indefensión, al no existir ningún contrato escrito con Adeslas". Además, continúa el texto, "esta mutua también se niega a negociar la adecuación de los honorarios a la subida del IPC de los últimos años".

El último intento de los dermatólogos de llegar a un acuerdo fue una petición conjunta de estos especialistas y pediatras, traumatólogos, oftalmólogos y otorrinolaringólogos, que propusieron a las mutuas que operan en Gerona la firma de un convenio marco como condición para continuar negociando. El convenio contemplaba la obligatoriedad de un contrato escrito entre facultativos y la entidad aseguradora, el reconocimiento de la especialidad y el compromiso, por parte de la compañía, de actualizar los honorarios anualmente según el IPC. Vencido el plazo para aceptar el convenio – el pasado 2 de julio- y al no recibir ninguna respuesta, los dermatólogos, que ya habían dado un ultimátum a Adeslas, han tomado la decisión de suspender su relación laboral con la citada mutua.

Esta medida se suma a las acciones ya emprendidas por el colectivo de pediatras del COMG, cuyos miembros dejaron de trabajar para Adeslas el pasado 19 de mayo. Además, y si las situación no mejora, el portavoz de los dermatólogos no descarta que "profesionales de otras especialidades suspendan también sus servicios con esta compañía".

La sección de pediatras del COMG fue la primera en constituirse en sección oficial en diciembre de 2002. Su objetivo principal era "conseguir una revisión de la tarifa mínima por consulta, así como una revisión del tipo de contrato que, en muchos casos, es incluso inexistente", aseguró en su momento Joan Bou, responsable legal del colectivo. Tras la iniciativa de los pediatras, otros especialistas, como reumatólogos, psiquiatras, internistas, traumatólogos y dermatólogos entre otros, siguieron el ejemplo de sus compañeros y se constituyeron también en sección oficial.

Las mutuas redirigieron, entonces, las negociaciones a su patronal, UCEAC. Teniendo en cuenta que la patronal no tiene capacidad de vincular a sus miembros en las decisiones tomadas, tanto los citados colectivos médicos como el COMG denunciaron esta medida y consideraron, tras la reunión llevada a cabo entre patronal y entidad colegial, que "lejos de ofrecer este compromiso de vinculación, UCEAC ha intentado manipular la reunión para conseguir un bloqueo y un retroceso de las distintas negociaciones ya entabladas entre las secciones colegiales y las mutuas, con el consiguiente perjuicio que esto supone no sólo para los médicos, sino también para los mutualistas asegurados".

Así las cosas, el colectivo de dermatólogos, así como las demás secciones colegiales que forman parte de este movimiento reivindicativo, continúan negociando un acuerdo con el resto de compañías aseguradoras.