E.P.- Científicos de la Universidad de Washington (EE.UU.) han encontrado una forma de aumentar la eficacia de los transplantes de pulmón, protegiendo los tejidos de los donantes. Sus resultados se publican ahora en la última edición de la revista Nature Biotechnology.

Formas tóxicas de oxígeno (radicales de oxígeno) relacionadas con la inflamación y la trombosis son la causa más común de fallo de injertos y de mortalidad en las actuales operaciones de transplantes de pulmón.

Los autores del nuevo trabajo informan sobre su nueva fórmula de proteger a los tejidos pulmonares de daños causados por radicales libres de oxígeno antes y después de los transplantes. Esta fórmula consiste en catálisis (proteínas o enzimas) adherentes específicas, presentes naturalmente en el organismo, que pueden descomponer radicales libres de oxígeno en moléculas menos perjudiciales a los tejidos pulmonares, expuestos a menudo al estrés oxidativo.

Cuando están en su lugar, las catálisis desintoxican los radicales libres de oxígeno y protegen así los tejidos pulmonares. El nuevo sistema reduce notablemente el estrés oxidativo y las lesiones causadas por injertos pulmonares, asociadas con el almacenamiento en frío y el manejo de la transferencia del órgano del donante al receptor final en un modelo animal de transplante de pulmón.