E.P.- Investigadores de la Universidad de Johns Hopkins (EE.UU.) han encontrado una forma de predecir, con un simple análisis de sangre, qué personas pueden encontrarse en una situación de riesgo mayor de los normal de contraer la forma más común de cáncer de colon.

El nuevo trabajo, descrito en la última edición de la revista Science, se centra en las "banderas rojas" genéticas que se sitúan no en la secuencia de los bloques que constituyen el ADN sino en otras modificaciones sutiles que se pueden generar en el código genético.

En la actualidad, el marcador genético de los análisis de sangre se emplea tan solo para fines de investigación, pero según los autores del presente trabajo, "se necesitan tests más eficientes, que aún tardarán unos años en desarrollarse y se necesita también un seguimiento de los pacientes al cabo del tiempo para ver si llegan a desarrollar el cáncer una vez que el test ha arrojado un resultado positivo".

Estudios anteriores han identificado ya mutaciones genéticas relacionadas con formas específicas de cáncer de colon hereditario. La información genética revelada en el presente estudio se aplica a las formas más comunes de cáncer de colon que se dan entre la población general. También el mismo equipo de investigadores ha demostrado con anterioridad que una forma de silenciamiento genético denominada "pérdida de impronta", en un gen promotor del crecimiento llamado IGF2 es uno de los primeros defectos genéticos que se dan en hasta un 40 por ciento de los cánceres de colon.

En el nuevo trabajo, los investigadores encontraron IGF2 relacionado con la pérdida de la impronta en muestras de sangre y también en tejidos de colon. En un análisis de muestras de sangre de 172 personas que se habían sometido a colonoscopias, un total de 25 con historiales personales y de familia de cáncer de colon y pólipos mostraron pérdidas de impronta en su sangre. Los resultados indican que aquellos con un historial familiar de cáncer de colon eran más de cinco veces más propensos a registrar marcadores de pérdida de impronta, indican los investigadores.

En personas con pólipos, las posibilidades de registrar pérdidas de impronta en la sangre eran tres veces y media mayores. Datos adicionales del presente estudio muestran que en las 25 personas cuya sangre arrojaba resultados positivos de marcadores de "pérdida de impronta", los marcadores también se encontraron en tejidos del colon. La pérdida de impronta es un fenómeno relacionado con varios tipos de cánceres adultos e infantiles, además de otras enfermedades y síndromes. Se produce cuando la copia genética errónea gana o pierde su expresión, es decir cuando se activa o se silencia de forma incorrecta.