Investigadores del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati han desarrollado y probado con éxito un análisis de sangre rápido que mide cinco biomarcadores y predice con precisión qué pacientes tienen un riesgo bajo, medio o alto de muerte por sepsis. La prueba permite detectar y estratificar la sepsis en sus primeros momentos, justo cuando el cuerpo está a punto de desatar una “tormenta” de infección bacteriana, según el investigador principal del estudio, Hector Wong, director de Medicina de Cuidado Crítico del Cincinnati Children’s Hospital Medical Center.

Wong, que publicado el avance en la revista ‘Science Translational Medicine’, añade que no solo los pacientes pueden clasificarse en grupos de riesgo bajo, medio y alto, sino que la prueba de biomarcadores permite a los médicos elegir las intervenciones correctas para pacientes específicos, incluidos los medicamentos y las dosis.

“La plataforma ‘PERSEVERE’ se centra en la estratificación y el pronóstico, no en el diagnóstico”, apunta el investigador. La herramienta permite, así,  “permite predecir el curso y la progresión de la enfermedad en individuos y adaptar el tratamiento a diferentes grupos de pacientes e individuos”.

Otro beneficio es que también brinda a los investigadores pistas importantes para estudiar los mecanismos biológicos subyacentes de cómo se inicia la sepsis, cómo se descontrola y cómo se puede detener con nuevos enfoques terapéuticos, según Christopher Lindsell, colaborador en el equipo de Wong. También se espera que el proyecto de investigación conduzca al desarrollo de nuevos tratamientos terapéuticos, avanza los investigadores.

La herramienta ha sido desarrollada por el equipo de investigación durante más de una década. Han podido reducir progresivamente el número de biomarcadores en la plataforma de ensayo de 80 a cinco. Según los investigadores, esto facilita la combinación de tecnologías avanzadas como biología asistida por computadora e informática con experimentación de laboratorio para buscar nuevas terapias de manera más eficiente.

En el estudio actual, aproximadamente el 13 por ciento de los pacientes no sobrevivieron, pero la estratificación basada en PERSEVERE clasificó efectivamente a los pacientes en tres categorías de riesgo con tasas de mortalidad muy diferentes. Wong explica que el objetivo del trabajo del equipo de investigación es impulsar esas curvas de supervivencia significativamente más altas entre los pacientes de mayor riesgo.

Un obstáculo importante que ha frustrado a los investigadores a lo largo de las décadas es que la sepsis es conocida por su considerable heterogeneidad clínica y biológica, y las causas y los resultados varían mucho entre los diferentes pacientes. PERSEVERE está diseñada para aprovechar las tecnologías mejoradas de análisis genético y biológico actuales para hacer que esa variabilidad sea más manejable.

Ahora, el equipo de investigación continúa probando y depurando la plataforma, mientras que estudian las  pistas biológicas que han descubierto hasta ahora para identificar las bases moleculares de inicio de la sepsis y encontrar nuevos tratamientos. La capacidad de estudiar la biología de la sepsis en modelos de ratones que imitan fielmente la condición y tienen los mismos biomarcadores que los humanos debería permitir a los investigadores hacer nuevos avances significativos, tal y como señalan.