Investigadores de la Universidad de Strathclyde (Escocia) han desarrollado un análisis de sangre que podría ayudar a acelerar el diagnóstico de cáncer cerebral, a través de una tecnología patentada que utiliza luz infrarroja para producir una “firma biológica” de una muestra de sangre y aplica inteligencia artificial para detectar signos de cáncer.

Esta investigación, publicada en la revista Nature Communications, también ha involucrado a médicos en el Western General Hospital en Edimburgo, la Universidad de Liverpool y la Fundación Walton NHS Trust en Liverpool.
Los pacientes con cáncer cerebral con frecuencia presentan síntomas inespecíficos y el diagnóstico final del cáncer puede llevar mucho tiempo. Los investigadores analizaron muestras de una cohorte prospectiva de 104 pacientes, encontraron que el análisis de sangre podía distinguir correctamente a los pacientes con cáncer cerebral de individuos sanos el 87% del tiempo.

Según ha afirmado el director del estudio del Departamento de Química Pura y Aplicada de Strathclyde, Matthew J. Baker, se trata de la primera publicación de datos de su estudio de factibilidad clínica, y es la primera demostración de que su análisis de sangre funciona en la clínica. También ha añadido que la detección temprana de tumores cerebrales en la vía de diagnóstico brinda el potencial de mejorar significativamente la calidad de vida del paciente y la supervivencia, al tiempo que proporciona ahorros a los servicios de salud.

La doctora Holly Butler, del equipo investigador, ha asegurado que los resultados presentados son el comienzo de una hoja de ruta de estudios, cuyo objetivo es llevar la tecnología a través de la aprobación reglamentaria y, en última instancia, proporcionar a los pacientes un acceso rápido al diagnóstico y al tratamiento.

Tal y como ha explicado el profesor clínico superior y consultor neurocirujano de la Universidad de Edimburgo, el doctor Paul Brennan, diagnosticar los tumores cerebrales es difícil, lo que provoca retrasos y frustración para muchos pacientes. El problema es que los síntomas del tumor cerebral son bastante inespecíficos, como dolor de cabeza o problemas de memoria. Puede ser difícil para los médicos determinar qué personas tienen más probabilidades de tener un tumor cerebral.

“Con esta nueva prueba, hemos demostrado que podemos ayudar a los médicos a identificar rápidamente qué pacientes con estos síntomas inespecíficos deben ser priorizados para obtener imágenes cerebrales urgentes. Esto significa un diagnóstico más rápido para las personas con un tumor cerebral y un acceso más rápido al tratamiento”, ha apuntado.

El hallazgo sugiere que este enfoque puede ser útil para los médicos para priorizar a los pacientes que necesitan escáner cerebral para diagnosticar el posible tumor. Si bien el sistema propuesto no ofrece un diagnóstico absoluto, podría desempeñar un papel importante en el proceso de diagnóstico como herramienta de clasificación.