Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Universidad de Murcia han descubierto que la antitrombina, un inhibidor de la coagulación sanguínea, tiene un efecto anti-tumoral, ya que inhibe a una proteasa implicada en la metástasis y genera una molécula que disminuye la vascularización de los tumores.

Los autores afirman que los efectos anti-tumorales de la antitrombina se potencian por la adición de heparina. En su trabajo muestran que la heparina es capaz de reducir las metástasis óseas y hepáticas producidas por las células tumorales de colon inyectadas intravenosamente en ratones.

Este resultado, publicado en Scientific Reports, se corresponde con observaciones clínicas que muestran un aumento de la supervivencia de pacientes cancerosos tratados con heparina para combatir procesos trombóticos venosos.