Investigadores de la Escuela de Medicina Yong Loo Lin de la NUS (Singapur) han descubierto que un parásito común que habita en el tracto gastrointestinal de los humanos, el subtipo Blastocystis (ST4), está asociado con beneficios para el intestino.

El estudio, publicado en la revista ‘Cellular and Molecular Life Sciences‘, recoge la serie de experimentos que han identificado que el parásito estabilizó el ecosistema bacteriano en el intestino de los modelos de laboratorio y promovió una recuperación más rápida de la inflamación.

"Cuando uno piensa en parásitos, normalmente no los asociamos como organismos benéficos. Sin embargo, el estudio demostró que Blastocystis ST4 no es un patógeno, pero de hecho podría promover una mejor salud del intestino", señalan los investigadores.

Los hallazgos del estudio sugieren que la detección del parásito puede, de hecho, estar relacionada con la presencia de un intestino sano, y el microorganismo podría traducirse potencialmente en probióticos para tratar la inflamación en los pacientes.

"La opinión común de las bacterias es que son buenas o malas. Sin embargo, las interacciones entre las bacterias y el cuerpo humano evolucionan con el tiempo, y la clave es encontrar un equilibrio que pueda cultivar un ambiente saludable para el intestino", ha asegurado Lukasz Wojciech, coautor del estudio.

Diferentes subtipos

Sin embargo, matiza que no todos los subtipos de Blastocystis se comportan necesariamente de la misma manera, ya que, como se encontró en un estudio anterior, un equipo de la Escuela demostró que otro subtipo podría ser dañino para el intestino. Clínicamente, es clave para futuros estudios investigar el comportamiento de los distintos subtipos del microorganismo para una evaluación más completa de sus respectivas implicaciones.