Todavía no se ha encontrado una cura para la esclerosis múltiple, pero los avances en la investigación han conseguido fármacos más eficaces, más fáciles de administrar y con menos efectos adversos. En la práctica, muchos pacientes puedan llevar una vida normal y convivir con la enfermedad sin presentar una discapacidad importante. Según datos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) publicados por Farmaindustria, en la actualidad están disponibles 15 tratamientos aprobados en la Unión Europea para la esclerosis múltiple, y el primer medicamento para esta patología apareció en 1995.

El Día Nacional de la Esclerosis Múltiple (EM), que se conmemora este miércoles 18 de diciembre, es la ocasión elegida para recordar que se trata de una enfermedad neurodegenerativa inflamatoria y crónica del sistema nervioso central. La Sociedad Española de Neurología indica que en España afecta a más de 50.000 personas, de las que el 25 % son mujeres. Según esta sociedad científica, al año se diagnostican más de 1.900 nuevos casos, lo que supone una incidencia de 4,2 nuevos casos anuales por cada 100.000 habitantes. El 70 % de las personas afectas tiene entre 20 y 40 años, aunque también existen formas precoces y tardías de la patología.

Enfermedad inflamatoria

La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria del cerebro y de la medula espinal que cursa por brotes y provoca desde sus inicios una degeneración neuronal. En la actualidad, la investigación está especialmente enfocada a cambiar o eliminar esta inflamación y neurodegeneración.

Otro de los grandes avances es el diagnóstico precoz de la enfermedad y un tratamiento cada vez más individualizado, como ha destacado Miguel Ángel Llaneza, jefe de la Sección de Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF) y coordinador del grupo de estudio de enfermedades desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en el capítulo sobre esclerosis múltiple de la serie Diálogos Médico-Paciente.

“Gracias a la diversificación de los fármacos disponibles y de los que van a llegar, podemos utilizar fármacos nuevos sobre todo para las formas muy inflamatorias de la enfermedad y con mejores perfiles de seguridad. El panorama es muy alentador y podemos darles esperanza a nuestros pacientes”, ha comentado este especialista.

Los expertos recuerdan que, a pesar de los avances terapéuticos, la esclerosis múltiple sigue causando un alto impacto personal y sociosanitario. El objetivo de las investigaciones es seguir mejorando las expectativas y la calidad de vida de los pacientes. Actualmente un 75 % de los pacientes tiene un certificado de minusvalía, un 50 % necesita apoyo para realizar sus actividades diarias y un 23 % utiliza una silla de ruedas.