Una nueva investigación de la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud del Colegio Real de Cirujanos de Irlanda ha permitido conocer mejor las causas de la COVID-19. Los resultados, publicados en la revista científica Journal of Thrombosis and Haemostasis, profundizan en la relación entre la COVID-19 persistente y la coagulación de la sangre.

El síndrome de COVID-19 persistente es un amplio conjunto de síntomas. Entre ellos, se incluyen la dificultad para respirar, la fatiga y la reducción de la capacidad física que pueden continuar durante muchos meses después de la infección inicial con COVID-19.

Aún se desconoce por qué estos síntomas persisten en algunos pacientes, pero no en otros. Por lo que este nuevo síndrome sigue siendo un reto clínico considerable tanto para los médicos como para los pacientes.

La investigación

Para comprender mejor las causas de la COVID-19 persistente, los investigadores estudiaron a pacientes irlandeses con síntomas. Comprobaron que los sistemas inmunitario y de coagulación de la sangre del organismo pueden seguir desequilibrados mucho tiempo después de la infección inicial.

El equipo de investigadores, dirigido por el profesor James O’Donnell, analizó la sangre de 50 pacientes con síndrome de COVID-19 persistente hasta 12 semanas después de la infección por el virus COVID-19. Compararon las muestras con sangre de personas sanas que no padecían COVID-19 persistente.

Resultados del estudio

El estudio descubrió que la sangre de los pacientes con síndrome COVID-19 persistente tenía niveles más altos de un potenciador de la coagulación de la sangre llamado factor von Willebrand (VWF). También tenía niveles más bajos de una proteína que normalmente descompone el VWF, llamada ADAMTS13.

Su análisis también sugiere que los vasos sanguíneos seguían siendo dañados mucho tiempo después de la infección inicial, y que células específicas del sistema inmunitario estaban en niveles anormales en los pacientes con COVID-19 persistente.

“En este estudio, examinamos a 50 pacientes con síntomas del síndrome de COVID-19 persistente. Vimos que, en los pacientes con COVID-19 persistente, el equilibrio normalmente ajustado de los mecanismos pro y anticoagulantes se inclinaba a favor de la coagulación de la sangre. Nuestro análisis también sugiere que la coagulación anormal y la inmunidad alterada van de la mano en la COVID-19 persistente. En conjunto, estos hallazgos pueden ayudar a explicar algunos de los síntomas de la COVID-19 persistente”, ha comentado una de las responsables del estudio, Helen Fogarty.