Algunas CC.AA. han comenzado la desescalada a diferentes velocidades, en función de los datos de la pandemia. La reducción de las restricciones se plantea a pesar de las palabras de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Según ha dicho, España no está en unos niveles de vacunación lo “suficientemente altos” y de transmisión lo “suficientemente bajos” para relajar las medidas contra el coronavirus.

“En España todavía estamos en una situación muy complicada. Seguimos estando en rojo, ni siquiera en rojo clarito, por lo que hay que tener muy claro que esto no se acaba. Estamos en medio del proceso de control y debemos tener mucho cuidado”, ha comentado Fernando Simón, mientras mostraba un mapa de España con todas las autonomías pintadas de rojo.

Desescalada a diferentes velocidades

En la misma línea se ha manifestado recientemente Hans Henri P. Kluge, director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa. El representante de la OMS ha alertado de los riesgos que supone relajar demasiado rápido las medidas restrictivas.

Fernando Simón ha recalcado que las desescaladas “mal hechas” conllevan peligros de nuevos brotes de contagio. Por ello, ha destacado la importancia de no plantearse objetivos respecto a las fechas señaladas. “Si conseguimos transmisiones más bajas no tendremos que esperar a Semana Santa o a verano para tener menos restricciones. Las medidas de control están teniendo un efecto similar para todas las variantes que están circulando. Si las medidas se relajan antes de tiempo se podrían ver incrementos más rápidos de los que hemos observado en otras olas, o similares a los de la tercera ola”.

Andalucía

Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, ha descartado por el momento cambios en las restricciones actualmente vigentes para evitar más contagios. De hecho, ha pedido a la población “prudencia y paciencia”, porque las “prisas en pandemia nunca son buenas”.

Moreno ha indicado que gracias al esfuerzo de la gran mayoría de los andaluces, se ha conseguido rebajar la incidencia del virus. “La bajada en el número de contagios o de hospitalizados son datos esperanzadores. Desgraciadamente, no está ocurriendo con el número de fallecidos, que sigue siendo alarmante”, ha señalado.

El presidente ha recordado que aún hay zonas con tasas de incidencia “muy preocupantes”. En este sentido, se ha referido con preocupación a la presencia de las variantes de las cepas del virus en zonas como el Campo de Gibraltar. Por ello, ha confirmado que Andalucía mantendrá “las mismas normas” que están vigentes en la actualidad, acordadas con el asesoramiento de los expertos sanitarios.

Las principales medidas en Andalucía son el cierre de la movilidad de municipios con una tasa de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes. También hay limitación de la movilidad y de actividades no esenciales en municipios con una tasa de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

La desescalada en Andalucía, no obstante, se producirá por la bajada de incidencia y la eliminación de restricciones en muchos municipios que podrán abrir los servicios no esenciales.

Asturias

Melania Álvarez, portavoz del Gobierno asturiano, se ha mostrado partidaria de seguir con la “máxima prudencia” en la gestión contra la COVID-19 para reducir al máximo el riesgo de rebrotes. “Ahora no es momento de pensar en la desescalada, sino de asegurar el control de la pandemia”, ha dicho.

En su opinión, es necesario mantener todavía “extremas medidas” de precaución, sobre todo por el aumento de la incidencia de la variante británica. También ha apostado por agilizar el proceso de vacunación. Por tanto, Melania Álvarez ha descartado que Asturias levante su cierre perimetral de la comunidad hasta que finalice el estado de alarma decretado en mayo.

Baleares

Francina Armengol, presidenta del Govern balear, ha defendido la necesidad de que la nueva desescalada sea “lenta y prudente” para evitar una cuarta ola de contagios. Entre otras medidas, ha anunciado la flexibilización de las superficies comerciales de Mallorca.

Según la jefa del Ejecutivo balear, “se está tumbando” la tercera ola. Sin embargo, la situación en las UCI sigue siendo “complicada”. Además, todavía se desconocen los efectos de la cepa británica, que está afectando especialmente al archipiélago balear. “Las decisiones han mostrado una bajada de la incidencia acumulada. Se ha liberado la presión hospitalaria y la obligación del Govern es salvar vidas”, ha añadido la presidenta.

Cantabria

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, ha confesado “cierta esperanza” en que la incidencia acumulada de coronavirus a 14 días se pueda reducir a 150 casos por cada 100.000 habitantes. Con este parámetro, se podrían levantar algunas restricciones, como el cierre del interior de locales de hostelería. El requisito para reabrir estos establecimientos es llegar al nivel de alerta 2 (riesgo medio). Esto implicaría bajar de la incidencia actual de más de 300 casos a 150, un parámetro que ya “permitiría tomar medidas mucho más flexibles”, ha dicho.

Otro factor para el levantamiento de restricciones es “el ritmo de las vacunas”, ha destacado Revilla. La comunidad cántabra está preparada para vacunar a 4.000 personas al día, pero “de momento, no llegan” las vacunas, ha lamentado.

Después del incremento de los contagios tras las Navidades, Cantabria ha alcanzado una incidencia acumulada de 600 casos por 100.000 habitantes. En consecuencia, el Gobierno adoptó una serie de medidas, como el cierre de grandes superficies los fines de semana y el confinamiento de algunos municipios.

Comunidad Valenciana

La Comunidad Valenciana ha decidido prorrogar todas las restricciones actuales hasta el 1 de marzo. El objetivo es mantener la tendencia a la baja del virus que se observa en los últimos días, si bien todavía no ha descendido el número de fallecimientos. Ximo Puig, president de la Generalitat, ha explicado los motivos de esta prolongación de las medidas de restricción. “Todavía no podemos relajarnos. Es momento de apretar los dientes y hacer esfuerzos suplementarios”. “Es un gran sacrificio que afecta a nuestra vida cotidiana, a los derechos y generan situaciones injustas”, ha añadido.

Las principales medidas aprobadas en la Comunidad Valenciana se refieren al cierre total de la hostelería y centros deportivos y el del comercio no esencial a las 18 horas. También se ha establecido el perimetraje de las ciudades de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana.

Extremadura

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura, ha defendido la decisión adoptada en el último Consejo de Gobierno de permitir la reapertura “a medias” de la hostelería. Desde este viernes esta medida se suma a la flexibilización de las restricciones que desde hace una semana ya tiene el pequeño comercio, con las que se pretende “coordinar la salud y la economía”.

Esta medida afecta a los hosteleros y establecimientos de galerías comerciales a partir de este viernes en localidades de más de 3.000 habitantes que no superan la tasa de incidencia de 500 casos de Covid-19 por 100.000 habitantes a los 14 días. Según ha recordado Fernández Vara, esta flexibilización se adopta en contra de las recomendaciones del propio Gobierno de la nación e incluso de la OMS. “Quien tiene que coordinar la salud con la economía es quien tiene la responsabilidad, algo que asume mientras los demás pueden opinar”.

Galicia

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, ha sido uno de los responsables políticos autonómicos que ha hablado de “una desescalada medida y gradual” para “no dar pasos en falso”. Según ha dicho, en Galicia ya se están “empezando a ver” los “frutos” de las decisiones adoptadas en enero. “Esta semana veremos con más intensidad los resultados de las medidas adoptadas el 26 de enero”, ha comentado.

Por el contrario, la Consellería de Sanidade se ha mostrado partidaria de mantener las restricciones actuales frente a la COVID-19 en Galicia. Precisamente ha señalado que la tendencia descendente de los datos de la pandemia se debe a que las medidas adoptadas “surten efecto”. En cualquier caso, Galicia “está muy lejos del objetivo”, ya que “muchos ayuntamientos” superan la barrera de los 250 casos por 100.000 habitantes.

Madrid

La Comunidad de Madrid, por su parte, ha anunciado que a partir del lunes 15 de febrero, y como mínimo hasta el 22 de febrero, tendrá 55 zonas básicas de salud y 14 municipios con restricciones de movilidad y actividad. En total, supone cerca del 21 por ciento de la población madrileña. Asimismo, el Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso está valorando la posibilidad de retrasar el toque de queda hasta las 23 horas, pero será a partir del 18 de febrero.

Navarra

Esta semana Javier Remírez, portavoz del Gobierno de Navarra, ha destacado las cifras recientes de nuevos contagios de COVID-19 y la tasa de positividad. “Son las mejores cifras” de los últimos meses y “ratifican la estrategia que sigue el Gobierno foral y la necesidad de consolidar esta evolución en las próximas dos semanas”. Precisamente por ello, Navarra ha confirmado la prórroga de las medidas vigentes hasta el 25 de febrero.

“Es necesario consolidar esta evolución en las próximas dos semanas para tener un horizonte a medio plazo más esperanzador”. Por ejemplo, respecto al posible inicio de algunas competiciones deportivas, sigue “condicionado a la evolución epidemiológica y la opinión de las autoridades sanitarias”. “Este fin de semana podrán comenzar deportes de equipo y combate en categoría autonómica. No serán todos los previstos en un principio por un criterio de prudencia que nos ha gestionado bastante bien”.

Ha pedido no tener una visión a corto plazo. “Queremos consolidar la evolución de los datos y tenemos que poner sobre la mesa todas las medidas para que los datos se mantengan y sea posible volver cuanto antes a una situación de normalidad”.

País Vasco

Las circunstancias del País Vasco son diferentes. El Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi-LABI, integrado por todas las instituciones vascas y presidido por Iñigo Urkullu, lehendakari, decidirá este viernes si modifica o mantiene la actuales medidas restrictivas adoptadas para hacer frente a la covid-19. La decisión está condicionada por el auto del Tribunal Superior de Justicia (TSJPV), que permitió esta semana reabrir los bares y restaurantes que se encuentran en ‘zona roja’ por alta incidencia de la pandemia. Por ello, no se espera, en principio, que haya muchos cambios en las restricciones, aunque sí un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía.