Más de la mitad de los pacientes con cáncer  con pérdida de masa muscular disminuyen o interrumpen sus tratamientos. Este problema requiere de un abordaje multidisciplinar. No obstante, la relación entre nutrición y cáncer es doble. Por un lado, una alimentación inadecuada puede aumentar la incidencia de determinados tipos de cánceres. Por otro lado, el propio cáncer y sus tratamientos supone que la desnutrición aparezca en los pacientes con cáncer.

Así, la prevalencia de desnutrición relacionada con la enfermedad en los pacientes con cáncer varía en función del tipo de tumor. En concreto, la desnutrición es muy frecuente en pacientes con neoplasias del tracto digestivo como el cáncer de páncreas y estómago (83-85 por ciento). Por otra parte, es frecuente en pacientes con cáncer de pulmón, próstata y colon (54-60 por ciento), y menos frecuente en el caso del cáncer de mama (32-48 por ciento).

“La desnutrición relacionada con la enfermedad en general, y más concretamente en los pacientes con cáncer, afecta muy negativamente a su evolución clínica, calidad de vida, toxicidad derivadas de los tratamientos, etc., lo que confiere un peor pronóstico clínico”. Así lo afirma Samara Palma, coordinadora de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario La Paz (Madrid).

Desnutrición en los pacientes con cáncer

Con estos datos como telón de fondo, los especialistas recalcan la importancia de que el abordaje del cáncer sea integral. De esta forma, la nutrición es una pieza clave para poder hacer frente a los tratamientos, que debe personalizarse en función del tipo de tumor y otros parámetros. “Porque no hay dos pacientes con cáncer y desnutrición iguales y, por tanto, si tratásemos a todos los pacientes de la misma manera estaríamos limitando las posibilidades de éxito derivadas de la aplicación de tratamientos individualizados. El tratamiento médico nutricional debe estar dirigido por una adecuada valoración del estado nutricional del paciente. Todo ello teniendo en cuenta el contexto clínico del paciente (tumor, estadio, tratamientos antineoplásicos, edad, situación funcional, pronóstico y expectativas de vida, soporte familiar etc.)”, explica la experta.

Cabe recordar que la desnutrición en los pacientes con cáncer está presente desde el principio de la enfermedad. Los estudios revelan cómo en el momento del diagnóstico, más del 50 por ciento de los pacientes oncológicos presentan algún tipo de problema nutricional. Por ello, la división de nutrición especializada de Danone ha lanzado una campaña “Cada paciente oncológico es único, nuestras soluciones también”, dirigida a profesionales médicos para abordar este problema.