SECCIÓN  patrocinada por:

         

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Un estudio realizado en China ha detectado que la clozapina no se utiliza habitualmente en pacientes con esquizofrenia en estadio temprano. Es una de las conclusiones del estudio ‘Clozapine Use in Patients with Early-Stage Schizophrenia in a Chinese Psychiatric Hospital’, publicado en Dovepress. La prevalencia del uso de clozapina en el presente estudio es menor que la de un estudio irlandés que informa una prevalencia del 16,3 por ciento en pacientes con un primer episodio de esquizofrenia. Sin embargo, es mayor que en Estados Unidos (0,7 por ciento), España (2,4 por ciento), Singapur (4,3 por ciento) y Reino Unido (9,7 por ciento).

Los autores de la investigación china han indicado que estudios previos ya habían apuntado que la clozapina suele infrautilizarse. Además, su inicio se retrasa en pacientes con un primer episodio de esquizofrenia. El objetivo de este proyecto ha sido mejorar el conocimiento sobre el uso de clozapina entre los pacientes chinos con esquizofrenia en etapa temprana. Para ello, los investigadores han analizado la prevalencia puntual, los patrones y factores asociados con el uso de clozapina en esquizofrenia en etapa temprana.

Resultados de clozapina en esquizofrenia

La investigación se ha basado en un estudio retrospectivo para analizar las prescripciones de 867 pacientes consecutivos con esquizofrenia en etapa temprana que ingresaron en el Affiliated Brain Hospital de la Universidad Médica de Guangzhou entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de diciembre de 2016.

Al alta hospitalaria, a 114 pacientes se les prescribió clozapina. Entre los pacientes que tomaban clozapina, a 93 pacientes se les prescribió polifarmacia de clozapina, y solo 21 recibieron monoterapia con clozapina.

La dosis media diaria de clozapina fue de 160, 97 mg, 149, 05 mg y 213, 69 mg entre todos los pacientes que tomaban clozapina, los pacientes que tomaban polifarmacia de clozapina y los pacientes que tomaban clozapina en monoterapia, respectivamente. El antipsicótico más frecuentemente combinado con clozapina fue la risperidona. La regresión logística sugirió que la duración de la estancia hospitalaria, la educación secundaria, el menor uso de benzodiazepinas y la polifarmacia antipsicótica se asociaron de forma independiente y significativa con el uso de clozapina.

A modo de conclusión, los investigadores han indicado que puede “existir una infrautilización y un inicio tardío de la clozapina en una parte de los pacientes con esquizofrenia en etapa temprana”. Por ello, es posible que se necesiten estudios futuros para evaluar y aumentar el uso de clozapina en esta población.