Una investigación de la Universidad de Zaragoza, publicada en ‘Nature Communications‘, determina las claves del mecanismo de acción de una enzima implicada en el cáncer. La importancia de este trabajo radica en que dicha enzima es responsable del correcto funcionamiento de numerosos procesos dentro del organismo y su mal funcionamiento se relaciona con un amplio espectro de tipos de cáncer.

La información obtenida es por tanto “muy valiosa” ya que puede usarse para el diseño de fármacos más específicos y potentes contra esta enzima, ha informado la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

En concreto, la revista científica se hace eco de los avances conseguidos por una serie de investigadores sobre las bases moleculares de como una enzima llamada FUT8 transfiere un azúcar, una fucosa en concreto, a N-glicanos.

Esta modificación se llama ‘core fucosylation’ y tiene lugar sobre otro azúcar unido directamente a residuos de asparagina encontrado en proteínas. La glicosilación en asparaginas en proteínas es una de las modificaciones postraduccionales más abundantes en la naturaleza y tiene lugar en cientos de proteínas.

Así, debido a estas propiedades mencionadas de FUT8 tanto en cáncer como en la actividad de los anticuerpos, el conocimiento del mecanismo de esta enzima abriría la puerta a la investigación para la generación de nuevas terapias contra el cáncer basadas en el desarrollo de inhibidores más potentes que favorezcan la respuesta inmune del organismo durante la lucha contra esta enfermedad.D

De esta forma,  través del trabajo publicado en Nature Communications, se muestra cómo la clave del mecanismo de FUT8 radica en la reorganización que tiene lugar en la estructura de la misma cuando se encuentran presentes sus sustratos. Además, en este trabajo se elucidan las bases moleculares de cómo FUT8 reconoce a sus ligandos y cómo transfiere una unidad de fucosa a N-glicanos.

La investigación se ha llevado a cabo bajo la dirección de Ramón Hurtado-Guerrero, investigador de la Fundación ARAID del Gobierno de Aragón para la captación de talento, que trabaja en el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza y profesor visitante de la Universidad de Copenhague.