Las personas con menos recursos viven y mueren en situaciones más desfavorables. Así se extrae del documento ‘Por una salud no determinada. Una Hoja de Ruta hacia la equidad en salud’, elaborado por la Fundación Gaspar Casal con el respaldo de la compañía biomédica MSD. En el mismo, se hace un análisis de los determinantes sociales que más condicionan los resultados en salud.

Para realizar este documento se han analizado estudios transversales y revisiones bibliográficas para estipular qué determinantes sociales repercutían sobre el estado de salud. De los datos se desprende que el lugar de residencia; la raza etnia u origen; la ocupación; el sexo/género; la religión; el nivel educativo; el estatus socioeconómico; el capital o apoyo social y la diversidad afectivo-sexual y de género, influyen en el estado de salud de las personas.

Con esta información como base, los autores del documento han desarrollado una ‘Hoja de Ruta’. Su objetivo es plantear iniciativas encaminadas a reducir estas inequidades. Para atajar esta desigualdad, se aboga por llevar a cabo un abordaje multisectorial en cuanto a la formación y concienciación en determinantes sociales de salud. También por aumentar el registro de datos y evidencias que apoyen con solidez las conclusiones recogidas en esta publicación. Asimismo, por la implementación de políticas efectivas que tengan como meta prevenir la enfermedad, así como proteger y recuperar la salud.

Medidas par abordar los determinantes sociales

“Nuestras vidas, nuestros trabajos, nuestras viviendas, la geografía, la educación, la renta, la raza, el género, la orientación sexual, el acceso a la sanidad… impactan en la salud y determinan la cantidad y la calidad de vida por vivir”, exponía en la presentación del documento Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal. “En la Fundación Gaspar Casal, como expertos en salud pública, nos hemos propuesto generar conocimiento en torno a esta disciplina para asegurar una ‘salud no determinada’ en la cual mejoremos, entre todos, la equidad para los pacientes”.

Por su parte, Ana Argelich, presidenta y directora general de MSD en España, ha destacado que en la elaboración del informe “han trabajado algunos de los mayores expertos en Salud Pública y Determinantes Sociales de la Salud de este país”. La revisión de la literatura “nos ha dado datos que evidencian que podemos lograr mayor equidad y reducir la brecha de desigualdad que existe en el acceso a la salud. La colaboración público-privada es esencial, como ha puesto de manifiesto la pandemia. Es la vía para seguir avanzando, de manera sostenible, en eliminar desigualdades y contribuir a una sociedad más saludable y con mejor calidad de vida”, ha añadido.