La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha solicitado a los países, con motivo del Día Mundial del Sida, abordar "con valentía" las desigualdades que están frenando el proceso para alcanzar el objetivo global de acabar con el VIH en el año 2030.

Además, el organismo de Naciones Unidas ha lanzado la campaña ‘Equalize’ con el fin de destacar la necesidad de que las personas que más lo necesitan, como los pacientes con VIH y sus parejas o los menores infectados, puedan acceder a los servicios esenciales del VIH.

"Con solidaridad mundial y un liderazgo audaz, podemos asegurarnos de que todos reciban la atención que necesitan. El Día Mundial del Sida es una oportunidad para reafirmar y reenfocar nuestro compromiso compartido de terminar con el VIH como una amenaza para la salud pública para 2030″, ha comentado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En este sentido, el organismo ha recordado que de los 38 millones de personas que viven con el VIH, 5,9 millones no reciben tratamiento y 4 millones no han sido diagnosticadas. Asimismo, mientras que el 76 por ciento de los adultos en general recibían tratamiento antirretroviral que les ayudaba a llevar una vida normal y saludable, solo el 52 por ciento de los niños que vivían con el VIH tenían acceso a este tratamiento en todo el mundo en 2021.

El 70 por ciento de las nuevas infecciones por el VIH se dan entre personas marginadas y, a menudo, criminalizadas y, si bien la transmisión ha disminuido en general en África, la OMS ha avisado de que no ha habido una disminución significativa entre los hombres que tienen sexo con hombres, un grupo de población clave, en los últimos 10 años.

Ante estos datos, la OMS ha recomendado implementar su guía de 2022 para abordar el VIH y las necesidades de salud relacionadas de las poblaciones clave y los niños. "No se debe negar a las personas los servicios relacionados con el VIH, sin importar quiénes sean o dónde vivan, si queremos lograr la salud para todos. Para acabar con el sida , necesitamos terminar con las nuevas infecciones entre los niños, terminar con la falta de acceso al tratamiento para ellos y terminar con las barreras estructurales, el estigma y la discriminación hacia las poblaciones clave en todos los países lo antes posible", ha enfatizado la directora de los programas de VIH, hepatitis e ITS de la OMS, Meg Doherty.