Estudios médicos señalan que los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 deben ser considerados con mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal. Esto es debido a factores como una alimentación poco saludable, obesidad e incluso a causa de algunos tratamientos para regular el azúcar en la sangre.

Investigadores sugieren que los pacientes con diabetes tipo 2 deben ser considerados en los protocolos de detección temprana de cáncer colorrectal para poder otorgar un tratamiento oportuno.

Diabetes en México

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2018 señala que 14.4% de los adultos mayores de 20 años en México tiene diabetes, lo que convierte a esta enfermedad en uno de los principales problemas de salud en nuestro país. Dicho padecimiento puede aumentar el riesgo de cáncer colorrectal.

Detección oportuna en pacientes con diabetes

La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda que a partir de los 45 años deben realizarse pruebas de detección oportuna en personas con riesgo promedio. En caso de existir antecedentes familiares, deberá practicarse antes.

El director Médico de Asofarma, Arturo Vázquez Leduc, mencionó que es recomendable que los pacientes con diabetes se realicen los estudios como la colonoscopía, para detectar oportunamente cualquier anomalía.

Los principales síntomas de la enfermedad son dolor y distensión abdominal, cambio en las evacuaciones, sangre en las evacuaciones, fatiga y pérdida de peso inexplicable.

En fechas como el Día Mundial de la Diabetes es necesario sensibilizar a la población sobre la importancia de realizarse pruebas de detección oportuna como la colonoscopía, pues el cáncer colorrectal puede ser curable hasta en 90% de los casos si se detecta en etapas iniciales, incluso en pacientes con diabetes.

Colonoscopía preventiva en pacientes con diabetes

El doctor Arturo Vázquez Leduc precisó que es esencial acudir al médico, ya que en etapas iniciales el cáncer colorrectal no presenta síntomas. De ahí la importancia de realizar una colonoscopía preventiva.

Detectar un crecimiento de tejido irregular en el intestino grueso, también conocido como pólipo y retirarlo a tiempo, puede prevenir que se convierta en cáncer. Además, los pólipos pueden ser retirados durante el procedimiento.

En México cada año se registran casi 15 mil nuevos casos de cáncer colorrectal y aproximadamente 7.674 personas fallecen por este padecimiento.