Descubren biomarcadores en plasma “óptimos” para diagnosticar alzhéimer. Un equipo internacional liderado por el BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC) ha descubierto que los biomarcadores en plasma p-tau231 y p-tau217 son "óptimos" para mostrar los primeros indicios de acumulación de amilode en el cerebro. Según han comunicado desde la Fundación Pasqual Maragall, este hallazgo ayudará a impulsar ensayos clínicos sobre la fase preclínica de esta enfermedad.

Este proyecto, realizado con la colaboración de la Universidad de Gotemburgo, ha contado con el apoyo de la Fundación La Caixa y el European Research Council (ERC). Las principales conclusiones se han recogido en un artículo publicado en la revista ‘Nature Medicine’. Marta Milà-Alomà y Nicholas J.Ashton han sido los dos primeros autores del estudio. Como han explicado, el biomarcador plasma p-tau231 es "especialmente idóneo" para captar cambios cerebrales incipientes relacionados con la proteína amiloide, antes de que la placa de esta proteína se manifieste.

También han señalado que la p-tau231 es un biomarcador sanguíneo prometedor para detectar personas cognitivamente sanas con un riesgo elevado de desarrollar alzhéimer.

El objetivo del estudio ha sido realizar una comparación exhaustiva entre diferentes biomarcadores. Los investigadores han desarrollado el nuevo biomarcador en sangre p-tau231 y lo han comparado con otros cinco biomarcadores en sangre; los p-tau181, p-tau217, Ab42/40, GFAP y NfL.

Biomarcadores para diagnosticar alzhéimer

El estudio ha investigado todos estos biomarcadores en la fase preclínica del alzhéimer. Los resultados han mostrado que p-tau231 y p-tau217 son los mejores biomarcadores en sangre para detectar los primeros signos de acumulación de amiloide en el cerebro. Además, niveles más altos de p-tau231 en sangre predicen una mayor acumulación de amiloide y pérdida cognitiva en el seguimiento a los tres años. Marc Suárez-Calvet, investigador del BBRC y del IMIM-Hospital del Mar, ha comentado que estos biomarcadores "son herramientas útiles que podrían acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos dirigidos a la enfermedad del Alzheimer".

Los investigadores han examinado su capacidad para detectar los primeros cambios cerebrales relacionados con el alzhéimer en los 397 integrantes de la cohorte Alfa+. La investigación ha demostrado que todos los biomarcadores en plasma se ven alterados en la fase preclínica de la enfermedad. Milà-Alomà ha añadido que "la p-tau231 en plasma alcanzó niveles anormales con la menor carga de amiloide".

En definitiva, p-tau231 y p-tau217 muestran la asociación más fuerte con la retención de amiloide en regiones de acumulación temprana en el cerebro. Por tanto, se asocian con aumentos longitudinales en la captación de esta proteína en individuos sin patología amiloide manifiesta al comenzar el estudio.