Hace 20 años comenzaron con las experimentaciones en México sobre la genómica y cáncer y se comenzaron a desarrollar investigaciones cuya primera publicación fue hecha en 1998. Actualmente se han publicado más de 100 trabajos de investigación en México, Estados Unidos y Europa.

El médico científico especialista en Oncogenómica y socio fundador de Nanopharmacia Diagnóstica, Horacio Astudillo de la Vega, comparte con El Médico Interactivo México su experiencia en la investigación y desarrollo de pruebas oncológicas que ya no necesitan más que 5 mililitros de sangre para diagnosticar y ayudar a diseñar un tratamiento adecuado y personalizado para cada tipo de cáncer.

La genética y la genómica en el cáncer es dinámica, es decir, siempre está evolucionando, a mayor cantidad de pacientes es posible que existan nuevas mutaciones aún no descritas y es en lo que se enfoca éste equipo científico.

¿Cómo comenzó el desarrollo científico en la genómica?

La experimentación comenzó en el año 2000 y posteriormente se desarrolló la compañía por la cual hemos sido premiados con múltiples reconocimientos en innovación tecnológica cuyos estímulos nos han permitido desarrollar más de 30 marcas y patentes en diagnóstico y tratamiento, además una parte se ha invertido en el área de nanotecnología, que utilizamos para mejorar la efectividad de los medicamentos y desarrollar nuevas estrategias terapéuticas para enfermedades complejas, el cáncer en particular. Logramos un programa de pruebas de diagnóstico genómico y genético para anticiparnos y así desarrollar la Medicina de Precisión. Gracias a esta nueva tecnología, en los últimos 6 años hemos logrado diagnosticar a más de 25.000 pacientes en México, Centroamérica, el Caribe y Sudamérica.

¿Cómo comienza el desarrollo de las pruebas en Nanopharmacia?

Las primeras pruebas comenzaron en cáncer de colon a partir de evidencia sólida de predicción a partir de un solo gen y un panel inicial de 8 mutaciones y así ayudar al médico a decidir el tratamiento más adecuado. Fue complejo por el desconocimiento de estas tecnologías, resultaba demasiado innovador, es decir que estábamos trabajando a la par de Europa, donde nacieron las recomendaciones terapéuticas. Gracias a la asesoría científica y técnica del doctor Joseph Tavernero de España nos fue posible desarrollar otras tecnologías para medicina de precisión para cáncer de pulmón y de mama, como los genes hereditarios BRCA1 y BRCA2 propios de la población mexicana, cuando se pensaba que estas mutaciones sólo se provenían del linaje europeo.

¿Cómo son las pruebas en la actualidad?

Desde hace dos o tres años realizamos a través de tecnología de punta tamizajes multigénicos que involucran hasta 409 genes buscando más de 16.000 alteraciones genéticas de manera simultánea en un solo tipo de tumor a través de la tecnología no invasiva, una simple muestra de sangre de 5 mililitros es suficiente para anclar y purificar los residuos tumorales que se encuentran circulando en la sangre del paciente y de ellos extraemos el material genético para realizar el tamizaje con estos 409 genes que son los que nos ayudan a desarrollar un tratamiento personalizado. Podría decirse que no hay una prueba que no pueda hacerse a partir de este procedimiento.

¿Cuál es el proceso para personalizar el tratamiento?

Nosotros estamos en alerta permanente de asesoramiento al médico tratante que puede ser cirujano oncólogo, radio-oncólogo o ginecooncólogo y cuando tienen la sospecha nos informan de la solicitud de un tamiz ya sea con la muestra tumoral o líquida, comúnmente en pacientes multitratados y a partir de los resultados del tamizaje se interviene en la toma de decisión para personalizar el tratamiento.

¿Cuál es el panorama tecnológico en México?

Es preocupante saber que en México la carga de nuevos pacientes oncológicos crece, pero no así la utilización de estas pruebas, la migración a las nuevas tecnologías como la biopsia líquida ha sido lenta, por lo cual es necesario apoyar la conversión tecnológica a través de los médicos, algunas veces aplicar estas pruebas está en manos del médico tratante, es necesario alentarlos a conocer las nuevas tecnologías. La esperanza de esparcir este conocimiento está en las nuevas generaciones de médicos y la educación médica continua. Si el paciente antes de la primera decisión terapéutica pide la biopsia líquida el resultado sería más que favorable, podrían llegar a casos de curación sin comprometer la calidad de vida del paciente, desgraciadamente la mayoría de los tamizajes son hechos en pacientes multitratados o de rescate que llevan meses o años en y aún así se han logrado respuestas completas al tratamiento personalizado desapareciendo el tumor.

¿Cuál sería la solución para hacer que avancen las tecnologías genómicas?

Hay una solución de dos vías la educación médica continua para médicos que aún utilizan línea por la línea de tratamiento hasta que alguna funciona o todas fallan. Otra es el empoderamiento del paciente en cuanto al conocimiento de la realización gratuita de la prueba multigénica para cáncer de colon y de pulmón en manos de nuestros patrocinadores, es decir, ni el paciente ni el médico pagan absolutamente nada. Es lamentable que ni siquiera el 50 por ciento de los pacientes con esta enfermedad se beneficien de estas tecnologías, pues de manera global se estima que el número de pacientes con cáncer de colon y pulmón aumentarán no solo en México, sino en el mundo.