E.P.- El Diario Oficial de Galicia (DOG) ha publicado el decreto de la Consejería de Sanidad que fija los requisitos de autorización de los centros hospitalarios de Galicia. Según este decreto, sobre el que ya informó EL MEDICO INTERACTIVO con motivo de su aprobación por el Consejo de Gobierno de la Xunta en su edición del pasado 8 de marzo, todos los hospitales gallegos, sean públicos o privados, deben contar con un área de urgencias y un laboratorio de análisis, entre otros servicios, para ser autorizados legalmente.

La nueva norma, sobre requisitos y condiciones necesarias para la autorización de centros, tiene por objeto adecuar la normativa vigente a las últimas modificaciones en el reglamento de los hospitales, concretamento a los contenidos de los decretos de febrero y marzo de 2001. Por tanto, se trata de actualizar los requisitos técnicos y las condiciones necesarias para lograr un mejor funcionamiento de los centros, tanto para los de nueva creación como para los ya existentes. Así, se consideran centros hospitalarios los que proporcionan asistencia en régimen de internamiento por un tiempo superior a las 24 horas, así como ambulatorio para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

En esta línea, todos los centros deben disponer de un plan de calidad adaptado a sus características y una organización de personal que garantice los derechos y deberes del paciente, el cual debe poder identificar correctamente a los diferentes miembros del cuadro de personal. Ello implica que éstos deben utilizar uniformes e identificación personal. En cuanto a las unidades de hospitalización, deben tener una capacidad máxima de 50 camas cada una. Cada cama, además, ha de estar situada de forma que se pueda acceder a ella por los dos lados.

Cada habitación tendrá también un aseo completo y habrá un baño o ducha adecuado a las necesidades de los enfermos por unidad de hospitalización. Los centros dispondrán tmabién de un área de urgencias, una unidad de dietética responsable de la adecuada nutrición de los pacientes, las instalaciones necesarias para realizar diagnósticos por radiología simple y un laboratorio para análisis clínicos.