La memoria espacial humana ha evolucionado para priorizar la ubicación de los alimentos ricos en calorías

La memoria espacial humana ha evolucionado para priorizar la ubicación de los alimentos ricos en calorías