La pandemia ha provocado la aceleración de la digitalización en salud, pero también ha generado ciertas desigualdades en el acceso a la misma que es preciso corregir. Incrementar los recursos disponibles para hacerlo, mejorar la coordinación y avanzar en la creación de una historia clínica única son algunas de las mejoras necesarias.

Estas han sido las principales conclusiones de un encuentro virtual organizado por Soziable, en colaboración con Quirón Salud, bajo el título: “Digitalización: presente y futuro de la Salud”. En el mismo ha participado el secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud (SNS) Alfredo González.

En España contamos con un marco muy favorable para la digitalización de la salud, basado en la estrategia España Digital 2025, asegura González. Y añade que “existe un importante consenso político y social sobre la necesidad de afrontar la digitalización. En el caso de salud, será el Consejo Interterritorial el órgano que coordine el despliegue de todo el proceso de transformación digital”.

Según sus palabras: de los fondos europeos del Plan de Recuperación España destinará un tercio a la partida de digitalización, y de esa partida “una parte importante irá destinada a salud vinculada con el importante crecimiento del presupuesto destinado al Ministerio de Sanidad para los años sucesivos”.

Pese a que el secretario general de Salud Digital no ha precisado de qué cantidad específica se trata, cabe recordar que la ministra de Sanidad anunció que el 74% de los fondos que irán a parar a Sanidad se invertirán en la modernización de los equipos de alta tecnología.

Cuatro estrategias nacionales

El representante gubernamental ha destacado que todo el proceso de digitalización se va a poner en marcha siguiendo cuatro objetivos estratégicos que serán sometidos a la validación y mejora de las diferentes comunidades autónomas.

Por un lado, se pretende centrar una estrategia en involucrar a las personas en su propio autocuidado y facilitarles su relación con los servicios sanitarios y el conjunto del SNS, en aras a incrementar la prevención de la salud. Incrementar los procesos de valor fomentando el desempeño de los profesionales sanitarios, eliminando la burocracia, es el segundo objetivo.

Una tercera estrategia se centra en la creación de un gran espacio nacional de datos sanitarios. “Solo en el SNS se generan 400 millones de consultas en Atención Primaria y 83 en el ámbito hospitalario, además de 24 millones de urgencias y cuatro de ingresos hospitalarios”, enumera González.

El análisis de todos esos datos de manera anonimizada permitirá “generar conocimiento científico que permita tomar decisiones informadas en salud  y evaluar el funcionamiento de los servicios sanitarios”, subraya el secretario general.

El último objetivo estratégico está vinculado con el aporte que puede hacer la digitalización a la innovación en el marco de las nuevas prioridades sanitarias. Todas ellas centradas en lo que se denomina la ‘Medicina 5P’: poblacional, preventiva, predictiva, personalizada y participada.

Lagunas que aún se deben mejorar

La necesidad de esa digitalización en salud es clara también para los profesionales sanitarios, sin embargo, estos vislumbran algunas lagunas que se deben solventar en ese proceso. María Ángeles Medina, médico de Atención Primaria y emprendedora en Healthy Blue Bits que también ha participado en la jornada, destaca que “se están generando ciertas asimetrías que se deben corregir”.

“Necesitamos un mayor compromiso para destinar mayores recursos que nos permitan avanzar en esa transformación digital. No hay que olvidar que el presupuesto para Atención Primaria y el destinado a las TICs se ha visto reducido”, argumenta.

Por su parte, el doctor Javier Arcos, coordinador de la Unidad de Innovación Clínica y Organizativa (UICO) y director médico de la Fundación Jiménez Díaz, incide en que “además de financiación se necesita madurez cultural”. “Además, -según sus palabras- se están generando ciertas asimetrías que se deben corregir. Debemos tener más recursos y mejorar la distribución de los mismos de forma más equilibrada para poder seguir avanzando”.

Equidad en el acceso a la digitalización

Por su parte, el ingeniero de Telecomunicación y profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid, Miguel Ángel Valero, ha querido poner el foco en las diferencias que existen en los recursos sanitarios y humanos que se dan entre regiones.

“Sería bueno mejorar la coordinación en la planificación sanitaria entre todas las entidades implicadas tanto a nivel local como nacional y autonómico que existen”, dice. “Si cada vez tenemos más cantidad de información epidemiológica valiosa, necesitamos profesionales que puedan atender de manera equilibrada en todos los focos de generación de información sanitaria que tenemos”.

“Debemos tener más recursos humanos y asistenciales y mejorar su distribución de forma más igualitaria. Y aunque tenemos un diagnóstico favorable en cuanto a disponibilidad de tecnología se debe mejorar la interoperabilidad entre los sistemas de los diferentes entornos”.

Historia clínica única

Ángel Puente, presidente del Círculo de la Sanidad, ha concluido subrayando que siempre se habla de salud digital, pero que adolecemos del primer pilar. Se trata de “tener una historia clínica única para todos los pacientes del SNS, tanto en el ámbito público como en el privado”.

La crisis ha demostrado la necesidad de esa importante colaboración público-privada. “Sin ella, difícilmente hubiéramos podido salir adelante”, recalca. “Las siglas del SNS deberían significar que todos los actores pudieran acceder a una sola historia clínica para evitar la desigualdad de oportunidades en el acceso a la salud”.