E.P.- El director general de Planificación y Aseguramiento del Departamento de Salud, Consumo y Servicios Sociales del Gobierno de Aragón, Luis Gómez López, ha afirmado que los aragoneses pendientes de someterse a operaciones quirúrgicas sufren unos tiempos de espera "social y científicamente razonables" en su comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales de las Cortes de Aragón. Gómez López señaló que las listas de espera de intervenciones quirúrgicas han descendido un nueve por ciento desde que la Comunidad aragonesa asumió las transferencias sanitarias, el 1 de enero de 2002, momento en el que el plazo medio de espera era inferior a seis meses. Desde entonces, la demora media ha descendido, además, un siete por ciento.

Desde la asunción de estas competencias las sesiones quirúrgicas han aumentado un 1,7 por ciento en la red pública aragonesa, ya que se han abierto nuevos quirófanos en el Hospital Royo Villanova de Zaragoza y ha comenzado a funcionar una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Cirugía Cardiaca en el Hospital Miguel Servet. En este tiempo se han realizado 4.225 intervenciones en horario de tarde, se han incrementado los conciertos con la red privada "para resolver los problemas de más de 5.000 pacientes con excesivo tiempo de espera" y ha habido más de 22.000 operaciones ambulatorias, ha explicado el director general.

Luis Gómez López dijo que los pacientes que sufren plazos de espera más largos están afectados de cataratas, gonartrosis, hernias inguinales y varices, dolencias "que no revisten una especial gravedad, aunque indudablemente conllevan una carga de dolor y de discapacidad", al tiempo que ha atribuido el incremento progresivo del número de intervenciones quirúrgicas en Aragón al envejecimiento de la población. Respecto a las consultas en especialidades médicas, el director general ha señalado que la demora media es de 32 días, y el 8,4 por ciento de los pacientes espera más de 60 días, principalmente, en consultas de Reumatología, Oftalmología y Traumatología. En opinión de Luis Gómez "se trata de un problema histórico y lógicamente heredado con la transferencia, sobre el que actuaremos de forma prioritaria".

Además expresó que la información disponible "no permite realizar una comparación con el año anterior a la transferencia". Por otra parte, reiteró el "firme compromiso" del Gobierno de Aragón con este fenómeno y la transparencia en la información, "en contra de la tradicional manipulación de los datos y su uso partidista, para que la discusión política sólo se centre en las estrategias para resolver el problema y no en las cifras". El Departamento de Salud implantará, próximamente, nuevos sistemas de garantía en la atención y mejora de los métodos de información de los usuarios, como el Decreto de Garantías para los pacientes cuya espera supere los límites "aceptables", en el que trabaja la Comisión Jurídica Asesora, o la creación del Registro Centralizado de Listas de Espera, cuyo proyecto técnico se está redactando.

Críticas de la oposición

Por su parte, el parlamentario popular Carlos Queralt ha afirmado que la red sanitaria pública aragonesa "soporta unas listas de espera de 18.000 personas", al tiempo que ha acusado al Gobierno de Aragón de "no ser transparente" en la gestión de la información de que dispone a este respecto. Así mismo, Queralt ha asegurado que "han fallecido muchos pacientes mientras esperaban a ser operados en hospitales aragoneses", extremo que Gómez López ha rechazado, acusando al diputado del PP de "practicar la demagogia".

Queralt ha exigido al Departamento de Salud "que cuente más con los profesionales sanitarios" en cuanto a la gestión de los centros públicos del SALUD, y ha expresado que el Ejecutivo aragonés "tiene datos escondidos". Por su parte, la diputada de Chunta Aragonesista (CHA) Yolanda Echeverría ha considerado que "todavía no se puede cantar victoria", puesto que hay que "remontar" la situación de la Sanidad aragonesa previa a las transferencias, y ha urgido a acometer las obras en el Hospital Miguel Servet. Echeverría ha abogado por "eliminar" las listas de espera complementarias y "mejorar" el servicio de Atención Primaria, uno de los más utilizados por los pacientes de la red pública aragonesa.

En cambio, la socialista Rosa Pons y la aragonesista Montserrat Costa han apoyado la intervención del director general, especialmente, por los datos de reducción de listas de espera quirúrgicas, mientras que el diputado de Izquierda Unida, Jesús Lacasa, ha subrayado la persistencia de numerosos pacientes en las listas de espera, si bien ha exonerado a Luis Gómez López de esta responsabilidad.