Existe evidencia científica que demuestra el efecto favorable y preventivo que tiene el ácido acetilsalicílico (AAS) en las neoplasias colorrectales y otros tumores del tracto digestivo, una protección que tiende a aumentar al incrementar la duración de su uso y, en algunos casos, las dosis. Así concluye el artículo científico ‘El papel del ácido acetilsalicílico en la prevención primaria de tumores digestivos’ firmado por la doctora Patricia Ramírez Daffos, oncóloga médica del Hospital Puerta del Mar, en Cádiz; y que EL MÉDICO INTERACTIVO, con la colaboración de Mylan, pone a disposición de los profesionales sanitarios.

“Aunque se desconoce el mecanismo por el cual el ácido acetilsalicílico previene la aparición de tumores, todo apunta a que el efecto quimiopreventivo del AAS se atribuye a la inhibición de la ciclooxigenasa (COX), la enzima responsable de la síntesis de prostaglandinas”, resume la especialista.

Esto se explica porque la isoforma COX-2 se expresa anormalmente en muchas líneas celulares del cáncer y está implicada en el proceso de carcinogénesis, crecimiento tumoral, apoptosis y angiogénesis, tal como referencia la doctora.

Por otro lado, hay estudios recientes que indican que el ácido acetilsalicílico puede tener un papel relevante a la hora de revertir la capacidad de las plaquetas humanas para aumentar la regulación de la oncoproteína de c-MYC que está directamente relacionada con la proliferación de las células tumorales de cáncer de colon y de páncreas. Otros estudios apuntan incluso a que el AAS puede funcionar inhibiendo la survivina.

Además de los tumores colorrectales y gastroesofágicos, recientemente se ha publicado otro metaanálisis sobre 113 estudios observacionales y 156.000 casos, que también incluye cánceres pancreáticos y hepato-biliares, en el que se aprecia el beneficio del AAS de forma significativa.

“Una protección que tiende a aumentar en todos los tumores con una mayor duración de uso, y en el caso de los colorrectales, con dosis crecientes, mayor es la reducción del riesgo relativo”. De modo que “una dosis de AAS entre 75 y 100 miligramos diarios transmite una reducción del riesgo relativo del 10%; una dosis de 325 miligramos diarios, del 35%; y una dosis de 500 miligramos una reducción relativa de 50%”, reza el artículo.

Recomendaciones de las guías

 Sea de una u otra forma, este efecto quimiopreventivo del AAS ha llevado a que las guías NCCN (National Comprehensive Cancer Network, por sus siglas en inglés) recomienden el uso rutinario del ácido acetilsalicílico a bajas dosis, durante al menos entre 5 y 10 años, como prevención primaria del cáncer colorrectal, en personas de 50 a 59 años que tengan un elevado riesgo de enfermedad cardiovascular. Siempre teniendo de referencia el riesgo de sangrado, la esperanza de vida del paciente y su conformidad.

Por su parte, las guías europeas ESMO (European Society for Medical Oncology, por sus siglas en inglés) plantean que el AAS se puede considerar una medida preventiva en pacientes con síndrome de Lynch, aunque se desconoce cuál sería la dosis óptima. Y en esa línea, las guías SEOM, de la Sociedad Española de Oncología Médica, concluyen que la medida preventiva se puede discutir con pacientes con este tipo de síndrome abordando previamente con la persona afectada sus riesgos y beneficios.

Por su parte, la doctora Ramírez determina que, pese a que cada vez hay más evidencias del efecto favorable del AAS en los tumores del tracto digestivo, los resultados de los estudios deben ser confirmados con los ensayos de prevención primaria que actualmente están en curso. “Es necesario un seguimiento a largo plazo para valorar el efecto real del AAS en la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular, la reducción del riesgo de cáncer, los riesgos de hemorragia gastrointestinal y la mortalidad general”, advierte la especialista.

EL MÉDICO INTERACTIVO -gracias al apoyo de MYLAN- pone a disposición de sus lectores la descarga del artículo científico íntegro: ‘El papel del ácido acetilsalicílico en la prevención primaria de tumores digestivos’, de la doctora Patricia Ramírez Daffos.

 

Descargue el artículo en este enlace