Dolutegravir ha resultado ser un medicamento antirretroviral más efectivo para suprimir el VIH que los tratamientos estándar. Así lo ha indicado un ensayo global dirigido por investigadores de la University College London (UCL). Las principales conclusiones se han recogido en el artículo Dolutegravir as First- or Second-Line Treatment for HIV-1 Infection in Children, publicado en la revista The New England Journal of Medicine.

Los autores han determinado que este fármaco, que además es de bajo coste y fácil de tomar para los niños con una dosis al día, reduce las posibilidades de fracaso del tratamiento entre jóvenes de 3 a 18 años en alrededor de un 40% de los casos en comparación con los tratamientos estándar.

Para lograr esto, el ensayo denominado ODYSSEY, ha necesitado la participación de más de 700 niños de 29 centros clínicos en África, Europa y Asia, a quienes se les administró al azar dolutegravir o medicamentos anti-VIH estándar, y a quienes se les dio seguimiento durante al menos dos años.

Según los resultados de la investigación, el 14% de los niños que recibieron dolutegravir experimentaron un fracaso del tratamiento durante dos años en comparación con el 22 por ciento de los niños que recibieron el tratamiento estándar. Se consideró que el tratamiento fracasó si el virus se volvía mensurable en la sangre, es decir, no se suprimía por completo, o si el niño tenía síntomas de mala salud relacionados con el VIH.

Dolutegravir para niños con VIH

Diana Gibb, investigadora principal del estudio, ha comentado los resultados del estudio. “Nuestros hallazgos proporcionan pruebas sólidas para el lanzamiento mundial de dolutegravir para niños con VIH. Los tratamientos médicos para niños a menudo van muy por detrás de los de los adultos debido a las formulaciones y estudios separados que se necesitan. Con la evidencia de ODYSSEY que utilizó una dosificación simplificada, esta brecha de tratamiento se ha reducido y esperamos que los países puedan ampliar rápidamente el acceso de los niños al tratamiento a nivel mundial”.

El dolutegravir se administra en tabletas pequeñas, por lo general, una vez al día y las píldoras para bebés se pueden dispersar en agua. La investigadora Anna Turkova ha comentado que de esta forma se fomenta "la aceptación del tratamiento y su cumplimiento durante muchos años. Lamentablemente, solo alrededor de la mitad de los niños que viven con el VIH reciben tratamiento en la actualidad. Los que no reciben terapia corren un alto riesgo de deterioro de la inmunidad y empeoramiento de la salud".