El Sindicato Médico de Navarra (SMN) critica con dureza que el departamento de Salud de Fernando Domínguez continúe maltratando «a la población y a los facultativos» y, sobre todo, que «los gestores de la Sanidad publica Navarra» no tengan en cuenta el clamor del colectivo «que se demostró en la pasada huelga que aglutinó a la mayoría de los facultativos del Servicio Navarro de Salud (SNS)-Osasunbidea».

Consideran que, aunque el éxito de la convocatoria haya sido rotundo tanto en los  ámbitos de Atención Primaria como de Hospitalaria, no ha habido ningún cambio de actitud en los responsables de Salud. Según los datos del SMN, el seguimiento real ascendió al 82 por ciento de los facultativos convocados, y esto se pudo constatar en la asamblea realizada en el CHN.

Responsables de la central navarra se refieren también a las últimas declaraciones públicas de la portavoz del Gobierno del cambio María Solana en las que afirmaba la voluntad del Gobierno foral de Navarra «de negociar con nuestro colectivo, sin embargo seguimos esperando hechos que confirmen sus declaraciones», explican visiblemente molestos.

La organización médica vuelve a recordar a los gestores y responsables políticos «que continuamos abiertos a una negociación con contenidos que atiendan nuestras reivindicaciones», y en caso de no tener noticias continuarán con las movilizaciones todos los miércoles de febrero.

Mientras, desde la Consejería de Salud insisten en señalar su disposición a dialogar con el Sindicato Médico, aunque se niega a hacerlo si no se restablece un entorno de normalidad, ya que consideran imposible llegar a consensos mientras se convocan paros y huelgas. El responsable de Sanidad de la Comunidad foral ha sido contundente al señalar que no se sentarán a negociar con el SMN mientras la central no desconvoque los paros fijados.

Paros los miércoles de febrero

Como adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, el SMN ha convocado distintos paros y movilizaciones para mejorar las condiciones laborales y para ello pide medidas que hagan a Navarra competitiva en la captación y fidelización de profesionales, acciones para la conciliación familiar y laboral.

Otras reivindicaciones son una baremación única para los procedimientos de acceso, eliminado el euskera como requisito, terminar «con el abuso de las contrataciones perfiladas» y el cumplimiento de la normativa de OPE y traslados. En cuanto a la situación económica demandan la «recuperación inmediata» de lo perdido desde 2010 y la «equiparación de sus retribuciones a las de comunidades vecinas con similar renta per cápita y coste de vida».

Otras peticiones son la actualización de la Ley de Carrera Profesional, la voluntariedad y retribución extraordinaria en la asunción de otras consultas o cupos cuando no se encuentran sustitutos, la eliminación de las microguardias en el ámbito rural y programas de productividad adicional alternativa para los facultativos exentos de guardias.

En el ámbito de la gestión clínica y la toma de decisiones, el SMN insta a convocar todas las Jefaturas asistenciales del SNS-O cumpliendo la normativa y la presencia del estamento médico en las comisiones, grupos de trabajo o foros de decisión sobre aspectos relacionado con la atención clínica al paciente.

De no llegar a acuerdos,  la central continuará con los paros los miércoles de febrero.